titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales

Acupuntura: LAS MAL LLAMADAS ENERGÍAS

En occidente,  es usual escuchar a acupuntores y otros terapeutas de técnicas similares o relacionadas hablarnos de "energías" que regulan nuestro cuerpo y mantienen la salud.

Entre las facetas más extendidas en occidente de la Medicina Tradicional China (en adelante MTCh.) esta la acupuntura.

En realidad el empleo del término “energía” no siempre es  apropiado, en mi opinión nunca del todo, siendo preferible emplear los términos originales. Cuando decimos energía,posiblemente nos referimos al Chi. En China se conoce como Qi ó Chi  la esencia universal presente en todas las cosas y que se manifiesta bajo una u otra forma para dar origen a todo lo existente.

 

En el ser humano, el Chi se encontrará en diferentes manifestaciones, que cumplen distintas funciones. Estas funciones de las diferentes manifestaciones del Chi es lo que en occidente hemos asociado con la "energía". La definición de la energía sería "la capacidad para realizar trabajo". Así la energía no es una "cosa", sino una cualidad. Así podemos reconciliar la idea de "energía" empleada por los acupuntores (y otros) occidentales con el concepto de Chi en sus múltiples variantes si hablamos de la "energía del Chi", la capacidad para realizar trabajo del Chi.

Esta reconciliación de los conceptos de Chi, energía y funciones, no son más que una aproximación, pues el Chi es únicamente eso, el Chi. No conozco ninguna palabra en nuestro idioma que se pueda considerar equivalente al concepto chino de Chi, así que lo más adecuado es llamarlo por su nombre original.

Un ejemplo: Desde el punto de vista de la MTCh., los estímulos externos (colores, olores, sabores, temperatura, humedad, etc...) afectarán al cuerpo humano que modificará su comportamiento para adaptarse a la situación gracias a la acción de los Qi (Chi endógenos del organismo), en caso de que el intento de adaptación no sea exitoso, las condiciones externas pueden afectar patológicamente al cuerpo. Podemos expresar lo mismo diciendo que los estímulos externos afectan al organismo, que realizará un "trabajo" de adaptación o neutralización de los mismos. Ese "trabajo" ha de ser consecuencia directa de una "energía" (capacidad para realizar el trabajo) interna del organismo. Cuando esta energía no es suficiente para realizar la adaptación, se manifiestan una serie de cambios fisiológicos patógenos, que a su vez será la consecuencia del "trabajo" realizado por aquella "energía" exógena (capacidad de los agentes externos de realizar un cambio en el estado del organismo).

Vemos que en casos como este, podríamos justificar el empleo del término energía para referirse al Chi y algunas de sus manifestaciones. Pero en otros casos, los textos clásicos describen procesos o conceptos que se han considerado inadecuadamente "energías" al importar las técnicas de la MTCh. a occidente. Por ejemplo, en el proceso de asimilación de los alimentos la MTCh. habla de tres tipos de "sustancias" que se van extrayendo de los alimentos en etapas repetitivas: el Thin, el Tinh y el Jing.

El Tinh sería la parte más etérica o inmaterial extraída del alimento. Podríamos traducirlo como la cualidad desposeída de su soporte material. ¿Energía?. Puede, pero aplicando la palabra en su concepción más estricta sería dudoso aunque posible.

El Thin es contemplado normalmente como un "vapor". Sería la materia disgregada y purificada. Una especie de esencia elaborada a partir del alimento y que, al contrario que el Tinh posee un sustrato material. Definir el Thin como una "energía" sería, desde mi punto de vista, inapropiado. Es cierto que la energía está presente en toda la materia. Para que una piedra sea una piedra requiere infinidad de energías y fuerzas que dan a la materia su forma y propiedades, pero no sería correcto decir que una piedra es una energía. Considerar al Thin como un vapor o un gas tampoco es completamente correcto. La mejor opción es llamarle Thin. A menos que exista una palabra en el vocabulario castellano que defina a las sustancias que los órganos extraen, partiendo de los alimentos ingeridos, en sucesivos procesamientos siguiendo unas pautas precisas recogidas en la MTCh.

 

 

Por último, el Jing es aquella sustancia fluida resultante de los mismos procesos de degradación-metabolización alimentaria que hemos mencionado anteriormente. El Jing del estómago será el alimento degradado por el estómago que pasa al intestino delgado, el Jing del bazo-páncreas será la insulina (en medicina china se considera que existe una estrecha unión entre las funciones del bazo y el páncreas). ¿Podemos aplicar el termino energías a estas sustancias?. ¿Existe algún termino en nuestro idioma para designar este tipo de fluidos?. Adoptemos pues el término original, Jing.

Ya hemos dicho que el Chi realiza, bajo diferentes formas, distintas funciones dentro del organismo humano. Así las diferentes "capacidades para realizar trabajo" de las diferentes manifestaciones humanas del Chi serían las diversas "energías" de las que hablan los terapeutas bioenergéticos occidentales (acupuntores y otros).

Cuando hablamos de la "energía" de un órgano, sin darnos cuenta estamos haciendo referencia a la capacidad de este órgano para realizar su función. En este sentido, la MTCh. atribuye a sus cinco órganos (corazón, bazo-páncreas, pulmón, riñón e hígado) tareas adicionales a las reconocidas por la ciencia occidental.

Así, los riñones no solo se ocuparán del filtrado sanguíneo, sino que serán responsables de mantener el buen estado de huesos y articulaciones, de la salud del cabello, los genitales, el ano, de controlar el funcionamiento del corazón y estimular la función del hígado

. Así, se dice que el Qi de riñón tiene todas estas funciones.

¿Podemos pues traducirlo diciendo que la "energía del riñón" alimentará a los huesos y el cabello, controlará al Qi del corazón y alimentará al del hígado?. En cierto modo si, pero estaremos "estirando" el significado de la palabra energía. ¿Porqué no aprender el concepto original y su nombre? Obviamente resulta más trabajoso, pero los conocimientos que nos aporta la MTCh. bien merecen ese esfuerzo y respeto. Seguir empleando términos mal adaptados como "energía" o "meridiano" u otros que se aplican con un significado diferente al original como "karma" solo consigue que estas disciplinas pierda toda su seriedad y gran parte de su significado y validez.

Desgraciadamente, estas malas traducciones de los conceptos chinos (o de otras culturas) hace mucho tiempo que están establecidos en los ambientes afines a estos conocimientos y son ampliamente empleados en la literatura específica y dirigida al público en general. Su implantación es fuerte y las personas que llegan a escuelas de formación suelen haber asimilado varios de estos términos inadecuados. Resulta más difícil aprender bien algo cuando anteriormente lo hemos aprendido de forma errónea. Conocer los términos y conceptos originales de la MTCh. u otras disciplinas afines es un trabajo individual que hemos de realizar con paciencia y constancia. De esta forma obtendremos toda la esencia contenida en ellas.

 
El trabajo del acupuntor consiste en conseguir que el Chi (esencia vital universal) se manifieste dentro de la unidad humana de forma armoniosa en las diferentes formas que le corresponde. Las funciones realizadas por el Chi en el Ser Humano serán todas las funciones humanas. Así que armonizar las diferentes manifestaciones Chi en el Ser Humano es regular las diferentes funciones del organismo humano. Es decir: restablecer la salud, pues la enfermedad es la manifestación de la desarmonía de las funciones humanas, es decir de las manifestaciones humanas del Chi.