titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

AUTOCUIDADO DE LA SALUD DEL ADULTO MAYOR

 

Guía de orientación para el cuidado de la salud de los adultos mayores.

 

 

Alcohol y su relación con la salud

 

El problema del alcoholismo no distingue edades, clases sociales o sexo. Es una enfermedad más común de lo que se cree entre las personas adultas mayores, pero por lo general tiende a ocultarse, lo cual propicia que este padecimiento esté mucho menos atendido en este sector de la población.

Muchas de las personas que sufren del alcoholismo son renuentes a aceptarlo y rechazan ayuda. También la familia y los amigos tienden a negar que existe un problema al respecto. En ocasiones el bebedor se justifica diciendo “algún placer me tengo que dar”, porque muchos lo aceptan o lo justifican como natural.

Cabe mencionar que este problema tiende a incrementarse entre las mujeres y será más evidente en la vejez de las mujeres que hoy tienen alrededor de cuarenta años, ya que entre ellas beber alcohol se está volviendo una práctica de mayor aceptación social.

Es difícil diagnosticar los problemas de alcoholismo. A veces, los síntomas de éste se confunden con el proceso de envejecimiento. Hay distintos tipos de bebedores: los que han tenido problemas con la bebida durante décadas y los que empezaron a beber a edad avanzada, muchas veces debido a problemas como pérdidas, soledad, jubilación, salud deficiente o bajos ingresos.

 
 

Lo importante es detectar si la bebida está causando problemas en el organismo o en el comportamiento, pues nos está indicando que hay que atenderlo.

Los signos potenciales de un problema con la bebida incluyen caídas, equilibrio inestable, confusión, lapsos en la memoria, ansiedad, anemia, mal nutrición, pérdida de peso, comportamiento alejado o agresivo, depresión, insomnio, cansancio e incapacidad para cuidar de sí mismo. Otros comportamientos que se presentan son: beber para calmar los nervios, para olvidar preocupaciones o reducir la depresión, mentir sobre los hábitos de beber, beber solo, incrementando la frecuencia y lastimarse a sí mismo cuando lo hace. Durante los períodos en que no bebe frecuentemente se vuelven irritables, resentidos y necios.

El primer paso para comenzar una cura es aceptar que se tiene problemas con la bebida, el siguiente es buscar información sobre un lugar adecuado donde proporcionan ayuda.

 

Efectos del alcohol en la salud.

El proceso físico del envejecimiento intensifica los efectos del alcohol, se modifica la manera en que el alcohol es absorbido y removido del organismo. En general su tolerancia disminuye al mismo tiempo que se envejece. Afecta más fuerte y por un período más largo de tiempo.

Si eres un adulto mayor que bebes corres el riesgo de experimentar problemas de salud por las reacciones que se desatan cuando se combinan alcohol y medicinas. Estas reacciones incluyen efectos peligrosos sobre el juicio o discernimiento, lentitud en los reflejos, además falta de coordinación. La combinación de alcohol con medicinas te puede causar graves problemas, especialmente los tranquilizantes, barbitúricos, calmantes y antihistamínicos.

Las bebidas alcohólicas en exceso ponen siempre a la persona adulta mayor en menores condiciones de resistencia a las enfermedades, entre otras cosas porque bajan las defensas que tiene el organismo contra algunas sustancias que contiene el alcohol, además de que todos los aparatos y sistemas del organismo se afectan. Su consumo prolongado puede causar derrames cerebrales, arritmia cardiaca y deterioro intelectual. A pesar de todo lo expuesto, “se considera que si eres un adulto mayor que ha tomado desde siempre pequeñas cantidades de alcohol (una o dos copas al día), y si no está contraindicado, en general no hay por qué suprimirlo, ya que puede ser la vía para un cierto bienestar sin peligro para tu salud”. Aunque hablar de “pocas cantidades de alcohol” puede ser muy relativo, porque lo que puede ser poco para ti, se convierte en mucho para otros.

   
   

Otros temas de interés:

 

PRESENTACION

VISION

AUDICIÓN

PIEL

PIERNAS Y PIES

CAVIDAD BUCAL

NUTRICION

TRANSITO INTESTINAL

ACTIVIDAD FISICA

SEXUALIDAD

BRONQUITIS

ALCOHOL Y SU RELACION CON LA SALUD

HIGIENE CORPORAL

HIGIENE BUCAL

VACUNAS

CUIDADO DE ARTERIAS

HIPERTENSION ARTERIAL

MENOPAUSIA Y OSTEOPOROSIS

PROSTATA

COMO PREVENIR Y ATACAR EL CANCER

ANALISIS CLINICOS MINIMOS Y ESPECIFICOS

GUIA PRÁCTICA DE SALUD PARA LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES

RIESGOS DE LOS MEDICAMENTOS