titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

AUTOCUIDADO DE LA SALUD DEL ADULTO MAYOR

 

Guía de orientación para el cuidado de la salud de los adultos mayores.

 

 

Vacunas

 

Una vacuna es la bacteria o virus que ha sido muerto o atenuado para quitarle su capacidad de producir la enfermedad y que al ser introducido al organismo y estar en contacto con los anticuerpos, genera resistencia a ciertas enfermedades.

La inmunidad activa y artificial que se adquiere por medio de la vacunación es una importante herramienta médica preventiva que ayuda a reducir una gran cantidad de enfermedades y aumenta la esperanza de vida en las personas adultas mayores. Muchas de estas personas enferman y fallecen a causa de enfermedades que pudieron prevenirse por medio de una simple

vacuna. Las vacunas más útiles para tí son las que protegen contra la influenza, las enfermedades neumocócicas (especialmente la neumonía), el tétanos y la difteria.

 
 

Consejos para compartir

A pesar de que te hayas puesto algunas vacunas, si tu eres una persona propensa a las “gripes” abrígate bien si vas a salir. Evita los cambios bruscos de temperatura, sobre todo en las épocas

de demasiado frío o de calor.

Anota el tipo de vacuna y cuándo te la aplicaron, para saber la fecha en que se te debes aplicar los siguientes refuerzos, además de saber contra qué se está protegido.

 

Lo que debes evitar

  • Creer que las vacunas sólo son para los niños.

  • Ponerte vacunas con personal no especializado o sin autorización médica.

  • Dejar de anotar la fecha y el tipo de vacuna recibida.

 

Para saber más

La vacunación aún no se ha convertido en un hábito entre la población y menos entre las personas adultas mayores. Hay programas de vacunación para este grupo de edad, por lo que en las instituciones públicas de salud este servicio es generalmente gratuito.

La vacuna anti-neumocócica te protege contra el neumococo que es el principal agente infeccioso en las enfermedades respiratorias, se encuentra en la laringe del 70% de las personas, considerándolas portadoras y transmisoras. Si eres mayor de 60 años la recomendación preventiva es la vacunación, con un refuerzo cada 5 años, ya sea que estés sano o que padezcas

enfermedades del corazón, de los pulmones y diabetes.

La gripe influenza y la tuberculosis son enfermedades que reaparecen con regularidad y que tienen consecuencias graves. La población de adultos mayores tiene un alto riesgo de sufrir de gripe y sus consecuencias a menudo son fatales. Se ha encontrado que la vacunación anual tiene un importante éxito en la prevención de estas complicaciones, siendo la época ideal para vacunarse cuando comienza el invierno. También es gratuita y se pone en instituciones públicas de salud.

La vacuna antitetánica-antidiftérica se recomienda aplicar cada 10 años para mantener la inmunidad. Cuando desconozcas tu historial médico (qué vacunas se te han aplicado previamente) pide que te administren la inmunoglobulina tetánica al mismo tiempo que la vacuna. Se pone en el brazo, en el lugar aparecerá una bolita que no hay que sobar y que desaparece en una o dos semanas.

   

Otros temas de interés:

 

PRESENTACION

VISION

AUDICIÓN

PIEL

PIERNAS Y PIES

CAVIDAD BUCAL

NUTRICION

TRANSITO INTESTINAL

ACTIVIDAD FISICA

SEXUALIDAD

BRONQUITIS

ALCOHOL Y SU RELACION CON LA SALUD

HIGIENE CORPORAL

HIGIENE BUCAL

VACUNAS

CUIDADO DE ARTERIAS

HIPERTENSION ARTERIAL

MENOPAUSIA Y OSTEOPOROSIS

PROSTATA

COMO PREVENIR Y ATACAR EL CANCER

ANALISIS CLINICOS MINIMOS Y ESPECIFICOS

GUIA PRÁCTICA DE SALUD PARA LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES

RIESGOS DE LOS MEDICAMENTOS