titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

ADULTO MAYOR: El Manual del Cuidador

 

Primera Parte

 

El actual contexto sociodemográfico en el que la esperanza de vida sube año tras año, ha comportado un importante aumento de la población de adultos mayores que se encuentra en situación de dependencia.

Todas aquellas personas (a menudo cuidadores no profesionales que asumen un papel raramente deseado y que acostumbran a ser familiares cercanos), se conviertan en cuidadores cualificados.

La elaboración de este manual supone un paso hacia adelante en las necesidades sociales actuales y tiene como objetivo ser una herramienta de consulta rápida y eficaz para ustedes, CUIDADORES, con la finalidad que les acerque a todos aquellos conceptos, consejos e información, tanto técnica como emocional, que conviertan el “hecho de cuidar” en una actividad mucho más enriquecedora y gratificante

 

INTRODUCCIÓN

En la mayoría de casos, cuidar es a la vez una tarea solidaria e ingrata, conmovedora y satisfactoria que exige tiempo. Pero lo que es verdad es que el hecho de cuidar a una persona próxima o familiar es una de las experiencias más dignas y merecedoras de reconocimiento por parte de la sociedad. Es una actividad que normalmente no está prevista y para la cual uno no está preparado. Por esta razón hemos considerado imprescindible la elaboración de este manual.

 

En estas líneas les presentamos una serie de conceptos clave (seguramente la mayoría de ellos le serán conocidos) que nos enmarcarán y facilitarán la incorporación de la información teórica y práctica que más adelante explicaremos.

Dependencia

¿Qué es la dependencia?

La dependencia se define como “la necesidad de ayuda o asistencia importante para poder realizar las actividades de la vida cotidiana”.

La persona dependiente, como consecuencia de la pérdida de autonomía física, psíquica o intelectual, sensorial o mixta, necesita asistencia y/o ayuda para poder llevar a cabo las actividades de la vida diaria y el cuidado personal.

La dependencia no es sólo sinónimo de vejez, puesto que puede aparecer a cualquier edad, aunque las personas mayores suelen ser las más afectadas.

 

¿Cuáles son las causas que originan que una persona se convierta en dependiente?

Son múltiples las causas, pero citaremos las más corrientes:

 Envejecimiento

 Disminuciones

 Accidentes

 Enfermedades crónicas.

¿Cuántos tipos de dependencia existen?

1. Dependencia física: Cuando la persona pierde el control de sus funciones corporales y de su interacción con los elementos físicos del entorno. Algunos ejemplos son la esclerosis múltiple, o las consecuencias producidas por un traumatismo cerebral.

2. Dependencia psíquica o mental: Cuando la persona pierde la capacidad de resolver sus problemas y de tomar decisiones. Por ejemplo: retraso mental, enfermedad de Alzheimer, etc.

3. Dependencia sensorial: Es un tipo de dependencia debida a alteraciones en alguno de los sentidos: la vista y el oído, fundamentalmente. Esta alteración repercute en la capacidad de la persona para desarrollarse en su vida cotidiana (desplazamientos, leer, realizar las tareas domésticas, conducir, trabajar, etc.). Algunos ejemplos son la ceguera por diabetes o la sordera en niños a causa de una meningitis.

4. Dependencia mixta: Generalmente se inicia a partir de una enfermedad que provoca problemas de diversa índole, como dependencia física por afectación de la movilidad asociada a problemas sensoriales, problemas de habla, dificultades para tragar y de comunicación. Dos ejemplos serían la parálisis cerebral o la enfermedad de Parkinson.

¿Existen diversos grados de dependencia?

Básicamente se describen tres:

Grado I: Dependencia moderada, considerada cuando la persona necesita ayuda para realizar gran parte de las actividades de la vida diaria, como mínimo una vez al día o tiene necesidad de ayuda intermitente o limitada por su autonomía personal.

Grado II: Dependencia severa, considerada cuando la persona necesita ayuda para realizar gran parte de las actividades de la vida diaria dos o tres veces al día, pero que no requiere la presencia permanente de un cuidador, o necesita una ayuda extensa para su autonomía personal.

Grado III: Gran dependencia, considerada cuando la persona necesita ayuda para realizar gran parte de las actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía mental o física, necesita la presencia continuada y necesaria de otra persona.

¿Qué significa la “situación de cuidar”?

Como se ha explicado anteriormente, la persona con dependencias necesita básicamente la ayuda o los cuidados de otra persona para poder realizar las actividades de la vida diaria.

La atención a las personas con dependencias sigue recayendo principalmente en las familias y mayoritariamente en las mujeres.

Cuidar es una actividad que muchas personas realizan a lo largo de su vida. La experiencia de cuidar es única, ya que existen distintos aspectos que hacen que esta experiencia sea diferente en cada cuidador.

 

 

Podrían plantearse y responderse las siguientes preguntas que nos ayudarían a comprender que cada caso es único:

¿Por qué razones se está cuidando a una persona dependiente?

 ¿Quién y cómo es la persona dependiente que se cuida?

 ¿Cuál ha sido la relación previa con la persona atendida?

 ¿Cuál es la razón de la dependencia?

 ¿Cuál es el grado de dependencia?

 ¿Se recibe o no ayuda por parte de otros miembros de la familia?

Por otro lado, también existen características comunes entre los cuidadores, como son:

 Proporcionar estos cuidados o atenciones hace que la persona con dependencia tenga sus necesidades físicas, sociales y afectivas cubiertas.

 Implica una dedicación importante de tiempo y energía.

 Implica tareas que pueden no resultar cómodas ni agradables.

 Generalmente, se da más de lo que se recibe.

 

En este manual nos referimos en general a la persona que cuida como “el cuidador”, sin especificar si se trata de un hombre o una mujer, un cuidador o una cuidadora.

¿Cuántos tipos de cuidadores existen?

Cuidador principal: Es la persona encargada de la mayor parte del cuidado del enfermo. Suele vivir en el mismo domicilio que el enfermo, o muy cerca de éste, y suele tener una relación familiar  muy próxima.

Cuidador formal: Es aquella persona o personas con una formación adecuada para cuidar al enfermo y que cobran una remuneración por hacerlo.

Cuidador informal: Son aquellas personas que forman parte del entorno familiar y colaboran en mayor o menor medida en la atención al enfermo.

Es muy importante el proceso de adquisición del papel del cuidador, ya que influirá en la manera posterior de cuidar y de cómo se sentirá el propio cuidador llevando a cabo la tarea.

 

¿Cuáles son los derechos del cuidador?

El cuidador tiene derecho a:

 Cuidarse a sí mismo, y esto no es un acto de egoísmo. Hacerlo le ayudará a cuidar mejor al ser querido.

 Buscar ayuda en otras personas pese a que el familiar no quiera o ponga trabas. El cuidador conoce cuáles son sus límites respecto a su nivel de energía y fuerza.

 Mantener aspectos de su vida que no incluyan a la persona que cuida, de la misma forma que haría si él o ella estuviera bien. El cuidador sabe que hace todo lo que está a su alcance para esta persona y tiene derecho a hacer cosas sólo para él.

 Enfadarse, estar deprimido y expresar ocasionalmente sentimientos negativos.

 Rechazar cualquier intento de manipulación por parte del ser querido a través de sentimientos de culpa, enfado o depresión.

 Recibir consideración, afecto, perdón y aceptación por todo lo que hace para su familiar, a la vez que él ofrece lo mismo a cambio.

 Estar orgulloso de lo que ha logrado, aplaudir la valentía que en ocasiones ha necesitado para cubrir las necesidades de su ser querido.

 Proteger su individualidad y su derecho a tener una vida propia, en el caso de que su ser querido no le necesite todo el tiempo

     

ADULTO MAYOR: EL MANUAL DEL CUIDADOR - Segunda parte 

 

ADULTO MAYOR: EL MANUAL DEL CUIDADOR - Tercera parte