La ciudad de Arequipa, está ubicada en la región sur del país, y se extiende a ambas orillas del río Chili, en el valle del río Chili, el cual está protegido al norte y al este por la faja cordillerana andina y hacia el sur y oeste por las cadenas bajas de cerros costeños. Tiene una población de 1´157,500 habitantes (2023). La ciudad fue fundada el 15 de agosto de 1540. En aquel entonces, se le denominó «Villa Hermosa de Nuestra Señora de la Asunta de Arequipa». El 25 de septiembre de 1541 a través de una Cédula Real dictada por el monarca Carlos V pasó a denominarse «Ciudad de Arequipa». En el periodo virreinal, adquirió importancia por su sobresaliente papel económico y por su fidelidad hacia la Monarquía Española. Es la segunda ciudad más industrializada y con mayor actividad económica en Perú, representando PIB de 9445 millones de dólares estadounidenses y un PIB per cápita de 18 610 dólares estadounidenses en valores nominales. Dentro de la actividad industrial destacan los productos manufacturados, la producción textil de lana de camélidos, la producción y comercialización de concentrados de cobre y molibdeno. La ciudad mantiene estrechos vínculos comerciales con Chile, Bolivia y Brasil. Está conectada por medio del ferrocarril del Sur con el puerto de Matarani y las ciudades de Cusco y Puno.
La bien conservada zona céntrica de Arequipa, destaca por sus bellas construcciones de sillar, piedra volcánica de color claro que ha dado a la ciudad su apelativo de la «Ciudad Blanca». Arequipa está ubicada en una zona sísmica y volcánica habiendo sido destruida varias veces a lo largo de su historia.
Vista del volcán Misti y la ciudad, desde Carmen Alto. A la derecha, la piedra «sillar» usada para las bellas construcciones de la ciudad.
Uno de los monumentos más antiguos de la arquitectura arequipeña es la Casa del Moral, de estilo barroco del siglo XVIII. Es la primera casa que se reconstruyó e inauguró como museo, como casa típica de Arequipa. Su antiguedad es mayor a 300 años y destaca su hermosa fachada de sillar como sus interiores con muebles de la época muy bien conservados.
La iglesia de la Compañía esta ubicada en una de las esquinas de la Plaza de Armas y forma una unidad arquitectónica con el Convento. Esta iglesia y convento de la Compañía de Jesús se construyó entre los años 1590 a 1698 y es un ejemplo del estilo conocido como barroco andino.
La ciudad de Arequipa, está ubicada en la región sur del país, y se extiende a ambas orillas del río Chili, en el valle del río Chili, el cual está protegido al norte y al este por la faja cordillerana andina y hacia el sur y oeste por las cadenas bajas de cerros costeños. Tiene una población de 1´157,500 habitantes (2023). La ciudad fue fundada el 15 de agosto de 1540. En aquel entonces, se le denominó «Villa Hermosa de Nuestra Señora de la Asunta de Arequipa». El 25 de septiembre de 1541 a través de una Cédula Real dictada por el monarca Carlos V pasó a denominarse «Ciudad de Arequipa». En el periodo virreinal, adquirió importancia por su sobresaliente papel económico y por su fidelidad hacia la Monarquía Española. Es la segunda ciudad más industrializada y con mayor actividad económica en Perú, representando PIB de 9445 millones de dólares estadounidenses y un PIB per cápita de 18 610 dólares estadounidenses en valores nominales. Dentro de la actividad industrial destacan los productos manufacturados, la producción textil de lana de camélidos, la producción y comercialización de concentrados de cobre y molibdeno. La ciudad mantiene estrechos vínculos comerciales con Chile, Bolivia y Brasil. Está conectada por medio del ferrocarril del Sur con el puerto de Matarani y las ciudades de Cusco y Puno.
La bien conservada zona céntrica de Arequipa, destaca por sus bellas construcciones de sillar, piedra volcánica de color claro que ha dado a la ciudad su apelativo de la «Ciudad Blanca». Arequipa está ubicada en una zona sísmica y volcánica habiendo sido destruida varias veces a lo largo de su historia.
Vista del volcán Misti y la ciudad, desde Carmen Alto. A la derecha, la piedra «sillar» usada para las bellas construcciones de la ciudad.
Uno de los monumentos más antiguos de la arquitectura arequipeña es la Casa del Moral, de estilo barroco del siglo XVIII. Es la primera casa que se reconstruyó e inauguró como museo, como casa típica de Arequipa. Su antiguedad es mayor a 300 años y destaca su hermosa fachada de sillar como sus interiores con muebles de la época muy bien conservados.
La iglesia de la Compañía esta ubicada en una de las esquinas de la Plaza de Armas y forma una unidad arquitectónica con el Convento. Esta iglesia y convento de la Compañía de Jesús se construyó entre los años 1590 a 1698 y es un ejemplo del estilo conocido como barroco andino.