titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

BERRO o BERRO DE AGUA

 

Nasturtium officinale, R.Br., Sisymbrium nasturtium y Cardamine bonariensis

Familia: CRUCIFERAS.

     

Es una hierba silvestre que crece al borde de los arroyos y en lugares muy húmedos.  Tiene  raíces adventicias, tallo grueso y  rastrero,  hojas  alternas, pecioladas y flores pequeñas de color blanco.

Sus hojas se consumen usualmente crudas en ensaladas, por las personas que conocen  de  sus propiedades y su gran contenido de yodo. Un  plato  sabroso  se obtiene  con  hojas frescas de berro, (bien lavadas)  condimentadas  con  limón, aceitunas, aceite y sal.

Como  todos sabemos el yodo es esencial para el buen funcionamiento  de  la glándula tiroides. El yodo y por lo tanto el berro, son esenciales en los  casos de  raquitismo, obesidad, heridas en la boca y otras mucosas y para prevenir  el bocio y el escorbuto.

Sus  hojas tiernas se usan como diurético y depurativo. También  se  puede tomar  como  jugo, mezclado con miel o con  leche,  especialmente  contra  las afecciones bronquiales y pulmonares. Es más efectivo si se toma fresco.  También se  usa  para  curar las afecciones de la piel,  cálculos  biliares  y  renales, diabetes,  anemia,  hidropesía,  ictericia,  enfermedades  hepáticas,   renales, pulmonares,  reumatismo, gota, tumores glandulares, etc. Un té muy saludable  se prepara con berro, salvia, llantén, diente de león, verónica y comino. El berro es  además un alimento insustituible para los enfermos de diabetes. Teniendo  en cuenta  que  crece junto a los arroyos, hay que desechar el que  crece  junto  a aguas  estancadas, pues podría estar contaminado con tifoidea u otros males.  Lo ideal en este sentido es cultivar sus propias plantas de berro.