titulo_index_1000bn

Liangong Shi Ba Fa

¿Qué es el Lian Gong?

Todos los días, al amanecer, al lado de los senderos arbolados de Beijing, a orillas del río Huangpu de Shanghai, al pie de la colina Yuexiu de Guangzhou y en los lugares espaciosos de otras ciudades grandes y pequeñas de China donde abunda el aire fresco, miles de ciudadanos practican sus ejercicios de gimnasia terapéutica en alguna de las múltiples modalidades de la gimnasia tradicional china. Una de ellas, el liangong en 18 ejercicios, no sólo resulta fácil de aprender sino que produce rápidos resultados terapéuticos. El liangong en 18 ejercicios, que tiene muchos movimientos basados en la antigua gimnasia terapéutica china, como la de los “juegos de los cinco animales”, se divide en seis series y 36 partes.
Las primeras tres series, que constan de 18 partes, corresponden a los 18 métodos para prevenir y curar la tortícolis, el lumbago y el dolor de espalda, de hombros, de nalgas y de piernas. Dichos métodos se concretan en 18 ejercicios principales, cifra de la que deriva el nombre de esta variedad gimnástica.
Las últimas tres series, que constan también de 18 partes, corresponden a ejercicios para tratar la artritis de las cuatro extremidades, la tenosinovitis y las alteraciones funcionales de los órganos internos.

 

Quien los practique asiduamente obtendrá eficaces resultados terapéuticos, siempre que tenga en cuenta su correcta ejecución, aumente gradualmente el desgaste físico y combine estos ejercicios con el tratamiento farmacológico, la psicoterapia, la observación de un régimen de vida sano, así como la alternancia apropiada de trabajo y descanso.
Debido a las diferentes circunstancias laborales en que se encuentra cada persona, su cuerpo permanece constantemente en una postura determinada. Por ejemplo, quienes trabajan en oficinas suelen mantener la cabeza inclinada y el pecho semiencorvado. En cosecuencia, con el tiempo se les deforma el tejido cartilaginoso del cuello, deformación que puede causar lesiones en las vértebras cervicales.


Dr. Zhuang Yuan Ming creador del Liangong

La práctica asidua del ejercicio para “reforzar los músculos del cuello” mejora la circulación de la sangre a su paso por el cuello y la función de control que ejerce el sistema nervioso, y relaja la viscosidad y la convulsión de los músculos, con lo que la capacidad de éstos aumenta y es posible incluso recuperar plenamente la movilidad del cuello. Veamos otro ejemplo. El metabolismo de quienes no suelen realizar trabajos físicos tiende a reducirse, dando fácilmente lugar a hipertensión y enfermedades coronarias. Con la práctica frecuente del liangong en 18 ejercicios, que obliga a mover las distintas partes del cuerpo, se conseguirá un relajamiento del tejido cartilaginoso y una mejora del proceso de oxidación de los órganos. De esta manera, se mejorará el metabolismo y se recuperará y activará la función de los órganos corporales, obteniendo, por consiguiente, una mejoría del estado de salud. Además, el liangong en 18 ejercicios tiene la función de contribuir al incremento de la nutrición del cuerpo y al aumento de la resistencia a las enfermedades, logrando la finalidad de fortalecer la salud y prevenir las enfermedades.
Las características esenciales de los movimientos del liangong en 18 ejercicios son la suavidad, la lentitud y la continuidad. Por el contrario, los movimientos violentos de los órganos, además de no ser aptos para dominar la técnica a la perfección, pueden acarrear lesiones a las personas débiles o enfermas.
Para las antiguas doctrinas de Oriente, el equilibrio entre los agentes físicos, mentales y espirituales dependía en gran medida de las actividades corporales. Es por eso que ciertas prácticas de antaño como el yoga se basan en técnicas que promueven bienestar y balance en el organismo.
Esta misma reflexión es aplicada en otras metodologías orientales como el Liangong, cuyas técnicas fungen como fuentes de consolidación entre nuestras facultades físicas y sensoriales.

Flexibilidad y movimiento
Esta disciplina, cuyos movimientos se derivan de los procesos bioenergéticos que promueve el chi kung, se dividen en series, capaces de devolver la flexibilidad y corregir ciertos malestares corporales.
Los ejercicios del liangong tienden a estimular puntos energéticos, las extremidades y el tronco, con el fin de mejorar la circulación de la sangre y el funcionamiento del sistema nervioso.
Es un método eficaz para aumentar las capacidades cerebrales y mejorar los procesos metabólicos. En ese contexto los procedimientos de esta técnica ayudan a vincular la mente con el cuerpo, para así crear ese sentido de unidad entre ambos. Los practicantes pueden llegar a un estado de relajación, ya que estos ejercicios tienden a ser suaves y no provocan tensión.

La medicina tradicional China considera que la mayoría de los males corporales son producto de una mala canalización de la energía, que por consiguiente causa trastornos de tipo orgánico y emocional. En este caso el liangong trabaja como regulador del chi (ki en japonés y prana en hindú) o la energía corporal, para así regular las funciones vitales del cuerpo.

Suavidad y trasiego
Los ejercicios de liangong pueden reforzar el vigor de ciertas zonas corporales. Cada ejercicio debe repetirse ocho veces, a fin de lograr un estímulo efectivo. Son seis series destinadas a trabajar sobre diversas partes físicas. Como muchas terapias holísticas, el método funciona de forma integrada, que puede ser practicada por personas de todas las edades, a partir de los 14 años.
La primera sucesión consiste en movimientos muy suaves de la cabeza y la parte superior del cuerpo, con el fin de recuperar la flexibilidad de los músculos del cuello, hombros, codos y brazos. Curiosamente, estos ejercicios regulan las funciones del hígado, ayudan a regular la respiración y mejoran los procesos de la digestión.
Las siguientes progresiones consisten en ejercicios relacionados con la cintura, espalda, glúteos y piernas. Con estas evoluciones se busca recobrar la elasticidad y fortalecer los músculos de estas áreas, además de relajar el área circundante a la columna vertebral. La cuarta serie está destinada a prevenir y tratar aquellos dolores de las extremidades. Tienen como objetivo primordial estimular la flexibilidad articulatoria en los miembros extremos y el tronco.

 

El quinto conjunto está compuesto de entrenamientos destinados a prevenir y tratar la inflamación de los tendones, ya que consiste en mover los miembros superiores del cuerpo. Paralelamente, la sexta ronda de ejercicios ayudan a prevenir y paliar algunos trastornos de las funciones de los órganos internos.
La característica esencial de estos ejercicios es la suavidad, lentitud y continuidad. Si por el contrario realizamos movimientos violentos, corremos el riesgo de lesionarnos. Con el liangong se puede reducir la tensión y el estrés cotidiano.

 

Vea también:
HISTORIA DEL LIAN GONG
EL LIAN GONG EN EL SIGLO XXI