titulo_index_1000bn

LOS MINERALES EN EL CUERPO HUMANO
Su importancia en la alimentación

EL CROMO

Es un mineral esencial que no es producido por el cuerpo y por lo tanto debe obtenerse de la dieta.

Funciones
El cromo es importante para el metabolismo de las grasas y de los carbohidratos, y para estimular la síntesis de los ácidos grasos y del colesterol, los cuales son relevantes para las funciones cerebrales y otros procesos corporales.
El cromo es también un activador de varias enzimas, que se requieren para dirigir numerosas reacciones químicas necesarias en la vida. El cromo también es importante en el metabolismo de la insulina.

Fuentes alimenticias
La mejor fuente de cromo es la levadura de cerveza, pero un gran porcentaje de individuos no la utilizan porque puede causar distensión abdominal (una sensación de "inflamiento") y náusea.

Otras buenas fuentes de cromo son:
Carne, Hígado, Huevo, Pollo, Ostras, Germen de trigo, Pimiento verde, Manzana, Banano, Espinaca.
La mantequilla, la pimienta negra y las melazas también son buenas fuentes de cromo, pero normalmente se consumen en pequeñas cantidades.

 

Efectos secundarios
La deficiencia de cromo se puede manifestar en un deterioro de la tolerancia a la glucosa. Se observa en los ancianos con diabetes mellitus no insulinodependientes y en los bebés con desnutrición proteico-calórica. Un suplemento de cromo ayuda al manejo de estas condiciones, pero no es un sustituto de otros tratamientos.
Debido a la baja absorción y a la alta tasa de excreción de cromo, su toxicidad no es común.

Recomendaciones
Ha habido un gran interés en el potencial del cromo para ayudar a las personas a perder peso y a incrementar su masa muscular magra; sin embargo, múltiples estudios realizados no han mostrado ninguno de estos efectos.
Aunque no existen cantidades dietéticas específicas recomendadas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para el consumo del cromo, de acuerdo con la Junta Reguladora de Alimentos y Nutrición (Food and NutritionBoard) del Instituto de Medicina (Institute of Medicine), la ingesta diaria de cromo adecuada y segura debe ser:

Bebés
0 a 6 meses: 0,2 mcg
7 a 12 meses: 5,5 mcg
Niños
1 a 3 años: 11 mcg
4 a 8 años: 15 mcg
9 a 13 años: 21 a 25 mcg
Adolescentes
varones 14 a 18 años: 35 mcg
mujeres 14 a 18 años: 24 mcg
Adultos varones
19 a 50 años: 35 mcg
mayores de 50 años: 30 mcg
Mujeres adultas
19 a 50 años: 25 mcg
mayores de 50 años: 20 mcg
embarazadas: 29 a 30 mcg
lactantes: 44 a 45 mcg
Nota: mcg= microgramos