titulo_index_1000bn

REFLEXOLOGÍA

MASAJE ZONAL EN LOS PIES

Alguien ha dicho que nunca pensamos en nuestros píes, talvez porque están demasiado lejos de nuestra cabeza. Esto es verdad, como también es verdad que cuando pensamos en ellos no es ciertamente con amor, pues estamos listos para lamentarnos cuando nos dueles, pero nunca tanto como para preguntarnos si los hemos tratado como se merecen.
Esto es lo quiero ayudar a descubrir a través del estudio del masaje zonal en los píes, el cual puede ser considerado el más antiguo método inconsciente de auto-curación. El hombre primitivo, efectivamente, caminando descalzo sobre terrenos accidentados, estimulaba continuamente los reflejos de cada parte de su cuerpo, situados en los píes, favoreciendo así el equilibrio del sistema circulatorio, manteniendo al mismo tiempo constante la descarga de la propia energía en el terreno, preservando la unión con la tierra, tan útil al cambio psico-físico del ser humano como parte integrante e integrada del sistema ecológico del planeta.

Incluso aceptando el hecho que no existe una sola terapia, una panacea eficaz para todas las personas y para todos los trastornos, vemos en este masaje zonal en los píes un valor particular; de hecho, con un mínimo de conocimientos, puede ser utilizado ventajosamente sobre uno mismo y ofrecido como ayuda para los demás. Por lo que respecta a los profanos, este tiene un valor revitalizante y relajante, además de ser un método de rápida asistencia al alcance de todos.

Dice E. Ingham, que ha llevado al método al grado de evolución actual y que lo ha practicado durante varias décadas: “Estimulando los diversos sistemas circulatorio, glandular y nervioso, puede hacerse mucho para normalizar las funciones que operan en todo el organismo. Controlando los distintos reflejos presentes en los píes, el grado de dolor dará una atenta lectura de cualquier órgano, área en desorden”. Este último es quizás el aspecto que más interesa a los médicos, dado que el método de masaje zonal puede ser utilizado como ayuda muy válida para el diagnóstico.

 

LA HISTORIA
El origen del masaje zonal se pierde en la noche de los tiempos, pero no es necesario tratar de descubrirlo con nuestra mente racional. El masaje zonal es algo también instintivo, incluso en las gestas de una civilización que hoy está condicionada y reprimida para tocar otro cuerpo, cuando acariciamos a alguien en un gesto de amor y consuelo. Es un modo no verbal de expresarse, de relacionarse, de dar y recibir.
Está en general aceptado por los estudiosos del masaje en los píes, que desde hace 5,000 años y por muchos siglos, este fue utilizado en China y en al India, como auxilio en el diagnóstico y en la cura de las molestias físicas.
Hipócrates que vivió en el siglo V a.C. y que está reconocido como el padre de la Medicina Occidental, que por otra parte con el correr de los siglos se ha alejado mucho de los principios hipocráticos, comprendió el valor del masaje y lo enseñó a sus discípulos. Uno de los aforismos nos parece particularmente ajustado a los métodos de medicina alternativa: “No dudar en pedir la opinión de los profanos, si haciendo así puede obtenerse una mejora en la curación”

UN DESARROLLO PARTICULAR
Un paso adelante, más que un paso cualitativo, ha hecho la reflexoterapia, con el descubrimiento del inglés Robert St. John, el padre de la “Terapia Prenatal”, que se basa en “la observación de que el reflejo de la columna vertebral en los píes es también el reflejo del periodo de gestación. La concepción corresponde a las primeras vértebras y el nacimiento al cóccix: las 38 semanas de gestación están distribuidas a lo largo de a columna vertebral” y se dividen en cinco importantes estados, durante los cuales se forma el “modelo” con el que se nace.

1° PRE CONCEPCIÓN: El niño retardado será aquel cuya conciencia estará próxima a la nueva vida con repugnancia, debido a las influencias hereditarias y de ambiente.
2° CONCEPCIÓN: La conciencia que no haya dominado este estadio, que representa el desafío del ingreso en la materia, redundará en un niño incapaz de ponerse en justa relación con los factores del lugar.
3° POST-CONCEPCION: (Hasta la vigésimo-tercera semana cuando el feto comienza a moverse): Influencias represivas este periodo provocará inmadurez de carácter o trastornos pulmonares y escaso desarrollo del tórax.
4° PRE NACIMIENTO: (Hasta la trigésima octava semana): La puesta en marcha de la conciencia se aparta hacia el mundo objetivo y se verifica el primer reto social. En este periodo puede formarse la tendencia al miedo, a la reluctancia, al deseo de rechazar lo inevitable: la entrada al mundo. El niño desarrolla en este estadio tensiones que influirán en los órganos de la digestión y la reproducción. Es también el síndrome del plexo solar que se manifiesta en inestabilidad emotiva.
5° NACIMIENTO: Es el fin de todo lo anterior, el emergente del “modelo prenatal” que ha determinado la configuración psicosomática del niño.

Pero todo esto debe cambiarse, ya que el periodo de gestación tiene la misma área de reflejos que la columna vertebral, como la manipulación del reflejo de ella afloja la tensión en la columna vertebral, así también afloja la tensión o los bloqueos que se han formado en el periodo prenatal y del cual dependen las actitudes mentales que controlan nuestra vida de todos los días.

 


Un simple masaje hecho mas de una vez por semana sobre el reflejo de la columna vertebral, con un toque suave y movimiento rotatorio, alrededor de media hora en cada pie (menos si trata de niños o si la persona está agitada o impaciente), permite poner en foco al periodo formativo de la gestación. Lo que es nuevo y distinto en el principio básico de esta terapia es que ella pone en movimiento la capacidad del paciente de cambiar lo que tiene en su interior.
“Esta es una verdadera metamorfosis que se convierte en absoluta y permanente, o influencia a la misma estructura genética.
Quienes obtienen el mayor beneficio del mejoramiento notable al retorno a la normalidad completa son los niños, los incapacitados mentales y físicos (sean Dawn, espásticos o paralíticos), especialmente si el tratamiento es realizado por los padres. “Los limites están en el ambiente, en los efectos importantes, en la edad del paciente, cuanto más mejor, es mejor”, escribe Robert St. John, que ha tratado con éxito a niños gravemente retardados.
Incluso el mensaje en las manos y en la cabeza está indicado como una alternativa, cada 3 o 4 veces de realizado en los píes: St. John ha encontrado una conexión entre los reflejos en estas partes y el principio del movimiento (píes) de la ejecución (manos) y del pensamiento (cabeza).
Robert St. John considera que cualquiera está condiciones de hacer este masaje, pero insiste: siempre que las motivaciones sean justas. Quien está estimulado por una necesidad de dominar a los otros o de encontrar una “Muleta” para sus propios “bloqueos” se dará cuenta de que no estará capacitado para este trabajo. La atención debe estar en el masaje y en afinar la sensibilidad en las manos para aprender a percibir los puntos de mayor tensión y de mayor resonancia.
Robert St. John aconseja hacer diagnósticos y hablar con el paciente de los males que le aquejan. No tiene “ficha clínica” de sus pacientes y no publica sus historias como “casos clínicos” porque considera, que una vez ocurrido el cambio, el estado de desequilibrio no más forma parte del pasado y no hay ninguna necesidad de evocarlo.

 

LA TEORIA Y EL METODO
Era intención de la naturaleza que nosotros camináramos, dobláramos y torciéramos los píes, e incluso que cada tanto corriéramos para mantener un fresco abastecimiento de sangre, permitiendo que la circulación normal afluyera a través de cada mínima juntura y terminación nerviosa de los píes. Pero si dejamos que en nuestra circulación sanguínea se forma una condición excesivamente ácida, aumentamos los depósitos de calcio, entonces cristales de ácido, similares a pedacitos de hielo, si los examinamos con el microscopio, se forman sobre las terminaciones nerviosas y de tal modo impiden la normal circulación de la sangre en las diversas partes del cuerpo. Este está constantemente en movimiento: todos los órganos, si están en perfecto estado de salud, cumplen con constancia su deber, día y noche. La natural actividad de cada órgano hace su parte para que todo el caudal nervioso se mantenga libre de cualquier obstrucción dañina. Pero si cualquiera de los órganos se debilita, funciona lentamente o es de algún modo lastimado, disminuye su normal actividad muscular hasta el punto de que las terminaciones de estos nervios se obstruyen. Incluso si esto se verifica de forma reducida, puede sin embargo ser suficiente para impedir la circulación sobre el camino de retorno que abastece nuevamente de sangre fresca cada órgano en particular. La presión del pulgar es la que se pone en contacto con estas formaciones cristalinas haciendo sentir un dolor agudo en las zonas de reflejo durante el tratamiento.

 

A medida que el masaje las disuelve, la sangre las lleva por su camino mientras realiza el circuito del corazón a los píes y su vuelta, unas tres veces por minuto. De este modo las arterias y las venas se liberan de toda impureza. Con el masaje en los píes hay un aumento de circulación sanguínea, también la tensión se reduce a través del sistema nervioso. Esto estimula el esfuerzo a quien ha descuidado el cuerpo y de tal manera, la energía fluye normalmente.
La unidad del método está en el hecho de que su utilización produce una estimulación de las fuerzas de auto-curación latentes en el cuerpo. Mientras se masajea el reflejo, los nervios llevan el mensaje al cerebro que a su vez lo relaciona con el órgano ligado a aquél reflejo. Además de la teoría de la dispersión de los cristales, Bayli propone la hipótesis de que un impulso eléctrico es accionado por el masaje zonal sobre un reflejo doloroso y que el flujo de la energía sutil lleva un notable retorno de la vitalidad a la persona que recibe el masaje y concluye diciendo: “Aun queda mucho por descubrir, pero sepamos que tenemos en las manos una terapia maravillosa, que se desarrollará en el futuro como uno de los métodos mas importantes de curación natural”.
El valor preventivo de esta terapia es innegable. Dice Carter: “Muchas enfermedades avanzan lenta y ocultamente hasta que están bien desarrolladas, y luego golpean de improviso”. La maravillosa cualidad mágica de la reflexología está justamente allí: no solo ayuda a la naturaleza a mantener libre la circulación para renovar las células enfermas y agotadas, sino también a mandar una ola de circulación vital y estimulante a través de cada célula del cuerpo, evitando que la congestión se forme y nos sorprenda más tarde. En el momento actual nadie puede responder de manera exhaustiva a las preguntas: ¿Cómo funciona esta terapia? ¿Cuáles son sus mecanismos precisos? Hay investigaciones en curso en varias partes del mundo (Rusia, Guatemala, Estados Unidos, Corea) que intentan convalidar científicamente aquello que la experiencia ha probado. Cualquiera que sea el resultado, lo cierto es que el masaje zonal funciona y es un instrumento que todos deberían conocer.

LA PRÁCTICA
Pueden darse líneas generales sobre como realizar el masaje. A partir de ellas, cada uno desarrollará su propio modo. Especialmente si el trabajo se efectúa en familia o entre amigos, con el objeto de relajarse y aliviar pequeñas molestias, aconsejamos dejarse guiar un poco por la intuición y buscar más que una perfección técnica, un masaje agradable a quien lo recibe. Algunos prefieren un toque suave, otras una presión y hay quien considera provechoso un masaje “placenteramente doloroso”.
POSICIÓN
Posición ideal: El masajeado acostado, el masajista sentado un poco más abajo para poder manipular los píes de modo relajado. Si no tiene a mano una camita para masajes o una poltrona regulable, sentarse con los píes del masajeado sobre las rodillas del masajista, es una buena solución, o también el primero sobre una poltrona y el segundo sobre una silla más baja. Un cojín bajo las rodillas del masajeado lo ayudará a relajarse mejor. El masaje resultará particularmente idílico si se realiza en un lugar abierto, sobre el pasto o en la playa.

AUTO MASAJE
También aquí es importante una posición cómoda. Cada uno encontrará la suya, ya sea sentado sobre una silla o poltrona, o sobre la cama, con la espalda bien sostenida por cojines o en la posición de loto.

TOQUE
Usad el pulgar, o los otros dedos (tener las uñas lo suficientemente cortas como para no lastimarse), es un movimiento de presión circular, lenta y profunda; algunas veces será necesario usar el puño (bajo la planta del píe) o hacer un movimiento como para amasar. Evitad masajear partes irritadas o que tengan cortes o erupciones. Para comenzar haced el reconocimiento de cada píe, una vez con las dos manos, tocándolos, frotándolos, amasándolos, masajeándolos. Haced esto aproximadamente por un minuto en cada pie, mientras que el masajeado realiza dos o tres respiraciones profundas para relajarse. Cada uno de nosotros tiene su propia técnica para hacer relajar a una persona y en seguida encontrareis vuestro estilo personal.
Generalmente es mejor utilizar un buen aceite para masajes, solo para el masaje relajante o si la piel del píe es muy áspera o seca. El talco o las cremas grasas cierran los poros e impiden el buen contacto terapéutico y la eventual salida de impurezas.

PRESION
Para obtener resultados con el masaje curativo imprimid una presión suficiente, pero no tan fuerte para causar un dolor excesivo, lo que se opondría al carácter de este tratamiento que es totalmente no violento.

DURACION
Mientras que un masaje puramente relajante puede durar incluso una hora, está bien limitarse a media hora (un cuarto de hora para cada píe), cuando se encuentran puntos dolorosos masajearlos durante uno o dos minutos y volver eventualmente a ellos en el curso de los masajes. El dolor debería disminuir poco a poco hasta desaparecer con sucesivos masajes.
Debe prestarse atención al hecho de que un exceso de estímulo puede ser contraproducente; en especial si los órganos están congestionados desde hace tiempo, la primera vez es prudente limitarse el masaje a 5 minutos en cada píe.

FRECUENCIA
También la frecuencia debe ser dosificada, porque a menudo las toxinas liberadas por el masaje, que entran en la circulación sanguínea para ser expulsadas, pueden provocar reacciones; algunos días de intervalo darán tiempo a los procesos naturales para seguir su curso y lograr que las funciones vuelvan a equilibrarse. Por lo menos un breve reposo después del masaje es necesario; lo ideal sería concederse un sueñecito ya que el masaje es verdaderamente relajante.
En casos agudos, se puede repetir el masaje incluso más veces al día.

RESULTADOS
Es probable que sienta cansancio el día posterior al del primer masaje, pero es una reacción natural debida a la eliminación de las toxinas.
Para volver a un completo bienestar, evidentemente no pueden hacerse previsiones exactas. La respuesta al tratamiento será indicada, se notará que una persona más sensible y nerviosa tendrá con frecuencia un píe bastante delgado y reaccionará a la presión mucho mas rápidamente que una persona con un píe grasoso y reflejos más profundos.
Normalmente, problemas de origen reciente desaparecerán en menos tiempo que los trastornos crónicos, que se atenuarán hasta desaparecer por la constancia en el masaje.
Esta es importante, sin ella será difícil establecer la eficacia del tratamiento. No debe llegarse a desestimar las bondades de esta técnica si no se ha perseverado suficientemente.
Donde haya cicatrices, sobre el órgano o parte tratada, a menudo la mejoría será más lenta, pero persistiendo también en tales casos se conseguirían buenos resultados.

REFLEJOS SOBRE LAS MANOS
Los mismos puntos y zonas de reflejos están presentes en las manos. Son más difíciles de localizar porque están menos pronunciados, el constante ejercicio que damos a nuestras manos hace que los reflejos sean menos dolorosos que en los píes. No debe olvidarse que, en caso de que no podamos tratar a los píes (fracturas, heridas, amputaciones), el masaje en las manos será igualmente eficaz.
El masaje en las manos tiene la ventaja de que puede hacerse en emergencias, cuando uno quiera liberarse deprisa de un dolor de cabeza, de un dolor de vientre o de espalda y no es posible u oportuno quitarse las medias y los zapatos, en el autobús, en la escuela, la oficina, haciendo cola en cualquier lugar, etc.

¿A QUIEN HACE BIEN EL MASAJE ZONAL? ¡A TODOS!
NIÑOS: El masaje en los píes está recomendado para los niños desde su nacimiento y puede hacerse todos los días por pocos segundos, con un toque suave. Con el paso del tiempo se hará cada vez más largo y con mayor presión. Los niños habitualmente lo agradecen mucho y lo reclaman con espontaneidad. El masaje en las manos es excelente para los niños muy activos y puede calmar las crisis de llanto y “caprichos” de otro modo difíciles de apaciguar.

ADOLESCENTES. El masaje relajante es apto para los adolescentes, ya que les ayuda a lograr un desarrollo armonioso. Pro debe aplicarse con cierta cautela, pues en ese periodo el sistema glandular está hiperactivo y no es bueno sobrexcitarlo y arriesgarse a desequilibrarlo.

 

EMBARAZO: Las mujeres embarazadas que tienden a tener un hinchazón de píes encontrarán un agradable alivio en el masaje. Las zonas de reflejos de los órganos genitales deben tratarse durante pocos segundos con un toque suave y nunca con una fricción fuerte.
También debe evitarse masajear estos reflejos en mujeres con tendencia a abortar. Las paredes del útero pueden ser débiles y no deben estimularse. A los efectos de modificar esta tendencia y sobre todo en las mujeres que tienen dificultad para concebir, la costumbre de un breve masaje general puede dar resultados sorprendentes.

ANCIANOS: Un masaje diario será ideal para los ancianos; estimulando todo el organismo y de modo particular las funciones de las glándulas endocrinas debilitadas por el tiempo, se establece un proceso de rejuvenecimiento que las hace más independientes, más capaces de hacer frente con sinceridad a los problemas de la salud, Si se lo deben hacer por si mismos pueden practicar el auto-masaje en las manos, dado que a menudo no están en condiciones de tomarse los píes para masajearlos con facilidad.

OPERACIONES QUIRURGICAS
Todos los autores consultados coinciden en declarar que el masaje zonal realizado preventivamente y como preparación para una operación ha ayudado a sus pacientes a superar mejor el trauma de la intervención quirúrgica; así también, continuando con el masaje apenas terminada la operación se reduce y hace más vital el periodo de la convalecencia, disminuyendo los riesgos de complicaciones. Carter cita incluso casos en los que el masaje en las zonas de reflejo del hígado y de la vesícula biliar ha permitido evitar operaciones; los cálculos habrán sido eliminados después de pocas sesiones. No se sabe si los cálculos se habían efectivamente disuelto o si el tratamiento había relajado el canal de la bilis para permitir el pasaje de los cálculos.

UN CONSEJO
Hay una técnica para evitar cargarse de energía negativa al hacer el masaje, cosa que puede ser un problema para muchas personas demasiado receptivas.
Esta técnica consiste en imaginarse una luz blanca brillante en torno de los codos y pensar que esa protección impedirá “asumir” en el propio cuerpo cualquier energía negativa.

 

Recordad que debéis permanecer con los hombros y el cuello relajados al hacer un masaje. Es mejor no hacerlo si uno se siente tenso, cansado o con la mala predisposición ¡En ese momento busquemos alguien que nos lo haga a nosotros!
Si haciendo el masaje se comienza a sentir tensión o cansancio en las manos, sacudirlas como para agitar agua, lavarse las manos y ponerlas en agua fría.

UNA ADVERTENCIA
La constricción del píe en zapatos inadecuados, bloquea ciertas terminaciones nerviosas y energéticas, provoca de reflejo la congestión de uno o más órganos; es difícil creer cuantos trastornos causan los tacones altos o los zapatos de punta estrecha.
Pero si vuestros pies os duelen totalmente no os alarméis pensando que estáis muy enfermos ¡solo necesitáis poner en orden vuestro organismo!, como dice Carter: Si estas mal, masajéate.

UNA RECOMENDACIÓN
¡Cuidad más a vuestros píes! Ir con cierta frecuencia a un buen pedicurista, lavadlos todas las noches, antes de acostaros, usando una buena esponja abrasiva para las callosidades y durezas; cuando toméis un baño o os duchéis, frotadlos con un guante áspero. En definitiva, ¡tratadlos bien y con gratitud!

DONDE MASAJEAR EN CASO DE ...
Las siguientes recomendaciones contienen una lista de situaciones en las que el masaje zonal se ha revelado útil, como testimonio a una practica y una experiencia de muchos decenios.
Hay que repetir, de todos modos, que la eficacia del masaje zonal varía en proporción a dos factores: el primero depende de nosotros, y es la constancia de seguir el tratamiento. El segundo es un “quid” imponderable representado por el poder de reacción personal, que cambia de individuo a individuo.
La lista por otra parte, no es exhaustiva y debe entenderse como una primera sugerencia que cada uno puede enriquecer, más allá de los casos detallados, con su propia experiencia.
Nos parece suficiente añadir, que no sería justo pretender sustituir la intervención médica por masaje zonal, en los casos que esta sea necesaria y menos aún interrumpir un tratamiento que el médico de confianza había prescrito. Si gracias al masaje zonal obtenemos una mejoría, llegamos a la curación y al bienestar, dejemos que, junto a nosotros, nuestro médico los verifique con los instrumentos de la ciencia, y se asombre de ellos.

     
Hacer un click sobre la imagen para ver a mayor tamaño.

En este mapa de masaje zonal están numerados los diferentes puntos.
En la siguiente lista, encontrarán las zonas de influencia de cada punto.
     

ABCESOS: Zona correspondiente a la localización y (39) (40) (41) sistema linfático.
ACCIDENTES DE CUALQUIER TIPO: De prisa en la zona correspondiente.
ACNE: (21) Suprarrenales, para ayudar a la desintoxicación.
AGORAFOBIA: (22) riñones, (23) uréter, (24) Vejiga; estómago, intestino y órgano del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31); (1) cabeza en general; (42) oído interno.
ALERGIAS: (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga; (21) suprarrenales; (13) paratiroides; (27) válvula íleo-cecal.
ALITOSIS: (15) estómago.
AMIGDALITIS: (45) amígdalas, (39), (40), (41) sistema linfático.
ANEMIA: (34) bazo, estómago, intestinos y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31) y especialmente la zona de reflejo (17) páncreas.
ANGINA: (48) laringe, (45) amigdalitis, (39) (40) (41) sistema linfático.
ANGINA DE PECHO: (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (15) estómago, (33) corazón y circulación, (10) hombro.
ANO: prurito (32) y (49) ano.
APENDICITIS: (26) apéndice, (39), (40), (41) sistema linfático. Si el dolor persiste o vuelve, consultar al médico; masajear sin dolor en espera de su llegada.
APETITO (FALTA): Estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31), (12) tiroides.
ARTRITIS Y ARTROSIS: Zona correspondiente a la articulación afectada; (21) suprarrenal, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (39) (40) (41) sistema linfático en particular para artrosis también paratiroides.
ASMA: (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (13) paratiroides, (14) pulmones, bronquios; (39) (49) (41) sistema linfático.
ATROFIA MUSCULAR: (0) hipófisis, (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (13) paratiroides, estómago y órganos.
BASEDOW, MAL DE: (0) hipófisis, (12) tiroides.
BOCIO: (0) hipófisis, (12) tiroides.
BRAZOS (dolores): Zona Correspondiente de las piernas, (7) nuca.
BRONQUITIS: (14) pulmones, bronquios; (39) (49) (41) sistema linfático, (13) paratiroides, (21) suprarrenales.
CABELLOS (CAIDA): (9) hipófisis, (36) ovarios, testículos; (21) suprarrenales, aparato digestivo y órganos del metabolismo del (15) al (19). Se sugiere frotar entre ellas las uñas de los dedos de la mano y fregarse con un peine de metal o con las uñas el dorso de las manos y de los brazos.
CADERA: (30) cadera y (19) hombro), masajear también directamente el hombro afectado.
CALAMBRES EN LAS PIERNAS, Y EN GENERAL: (18) hígado, (28), (29) (30) colon, en la pantorrilla; (13) paratiroide4s y eventualmente musculatura del brazo que corresponda.
CALCIO (FALTA): (13) paratiroides.
CALCULOS DE LA VESÍCULA BILIAR Y RENALES: Ver hígado; de los riñones, ver riñones.
CANCER: Zona del órgano afectado; (39) (40) (41) sistema linfático.
CELULITIS: (39) (40) (41) sistema linfático; (36) ovarios, testículos.
CIATICA: (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (20) plexo solar, (35) rodilla; zona del reflejo bajo el talón, eventualmente brazo y antebrazo, directamente el nervio ciático sobre la pantorrilla.
CIRCULACION (TRASTORNOS): (33) corazón y circulación, (13) paratiroides, (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga.
CIRCULACION (VASO CONSTRICCIÓN): Zona del reflejo de la parte afectada, (13) paratiroides, (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga.
CISTITIS: (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, insistiendo en el reflejo de la vejiga; (39) (40) (41) sistema linfático. Si hay sangre en la orina y persiste después del tratamiento, se debe consultar al médico para el diagnóstico y curación del caso.
CODO: (35) rodilla y masajear también la rodilla correspondiente.
COLITIS: Estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31); (39) (40) (41) sistema linfático; si hay también constipado (52) intestino recto.
COLUMNA VERTEBRAL: (53) (54) (55) (56) columna vertebral.
CORAZON (TRANSTORNOS CARDIACOS): (33) corazón y circulación; (21) suprarrenales; (39) (40) (41) sistema linfático; estómago, intestinos y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
COXIS (DOLORES): (56) vértebras sacras y coccígeas, (7) nuca y la misma nuca.
CRECIMIENTO (TRASTORNOS): (0) hipófisis.
DEDO MARTILLO: Toda la región dorsal del píe; ¡No uséis suecos sino zapatos cómodos!
DELGADEZ: (12) tiroides, estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
DESVANECIMIENTO: (33) corazón y circulación, (21) suprarrenales.
DIABETES: (15) estómago, (16) duodeno, (17) páncreas, (0) hipófisis, (12) tiroides.
DIAFRAGMA (HERNIA): (44) Diafragma; estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
DIARREA: Estómago, intestinos y órganos del metabolismo del (15) al 819) y del (25) al (31); (39) (40) (41) sistema linfático; si la diarrea es de origen nervioso (20) plexo solar.
DIENTES: Dificultades de adaptación a la prótesis, abscesos, gingivitis, estomatitis; maxilar inferior y (47) maxilar superior.
DOLOR DE CABEZA (1) cabeza en general, debéis controlaros las uñas encarnadas.
EDEMAS: (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (33) corazón y circulación, (39) (40) (41) sistema linfático.
EMBARAZO: (0) hipófisis, (36) ovarios, (50) útero, (43) seno.
ENFERMEDADES DEL APARATO GENITAL: Zona del reflejo del órgano afectado, (39) (40) (41) sistema linfático.
ENFERMEDADES INFECCIOSAS: (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga (13) paratiroides, (39) (40) (41) sistema linfático.
ENFLAQUECIMIENTO: (por infusión - función tiroides): (0) hipófisis, (12) tiroides.
ENEURISIS: (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga.
EPILEPSIA: (1) cabeza en general, (39) (40) (41) sistema linfático, (28) (29) (30) colo9n, (31) intestino recto.
EQUILIBRIO (TRANSTORNOS); (24) oído interno, ¡usad zapatos cómodos!
ESCLEROSIS EN PLACAS: (1) cabeza en general; (53) (54) (55) columna vertebral; (39) (40) (41) sistema linfático, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (13) paratiroides; estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
ESCOLEOSIS: (53) (54) (55) columna vertebral.
ESTERILIDAD (EN LA MUJER): (36) ovarios, (50) útero.
ESTOMAGO (DOLORES); /15) estómago.
ESTOMATITIS: ver dientes.
ESTRABISMO: (1) cabeza en general, (8) ojos.
EXTENUACIÓN: (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (13) paratiroides; estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15 al 819) y del (25) al (31). Si se da acompañado de insomnio (1) cabeza en general.
FARINGITIS: (46) maxilar inferior, (47) maxilar superior.
FIEBRE: (39) (40) (41) sistema linfático, (45) amigdalitis, (34) bazo.
FIEBRE DEL HENO: (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga; (1) cabeza en general, (2) senos frontales, (6) nariz, (14) pulmones, brinquios. ¡comed miel!
FRACTURAS: Articulaciones correspondientes; (13) paratiroides, (15) estómago.
FRIGIDEZ FEMENINA; (0) hipofisis, (36= ovarios, (50) útero.
GARGANTA: (48) laringe, (45) amigdalas, (39) (40) (41) sistema linfático.
GENGIVITIS: Ver dientes.
GLANDULAS (HINCHAZON): (39) (40) (41) sistema linfático.
GOTA: (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga; masajear la articulación correspondiente.
HEMATOMAS: (tendencia a los derramamientos de sangre sub-cutáneos ante el mas mínimo golpe): (13= paratiroides.
HEMICRANEA: (5) sien, trigémino, (42) oido intreno, (13) paratiroides, (15= estómago (si es necesario), (20) plexo solar, (63) vértebras cervicales.
HEMIPLEJIA: (1) cabeza en general, importante: pulgar derecho si la parálisis es a la izquierda o viceversa.
HEMORROIDES: (31) (52) intestino recto, (32) ano, (21) suprarrenales, (22) riñones (23) uréter, (24) vejiga.
HERNIA DE DISCO: (53) (54) (55) (56) columna vertebral, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (15) estómago, (25) intestino grueso, (15) hígado, (19) vesícula biliar.
HERNIA INGUINAL (39) (40) (41) sistema linfático.
HERPES ZOSTER: Es la consecuencia del ataque de in virus a los nervios periféricos. Se desaconseja el masaje hasta el final del periodo agudo si jay ampollas, porque el masaje puede desencadenar un ataque doloroso. Dado que esta enfermedad debilita mucho, se puede ayudar al paciente a recuperar sus energías medianbte un masaje general.
HIGADO: (15) estómago, (16) duodeno, (16) hígado, (19) vesicula biliar; en caso de infección y cálculos, también (39) (40) (41) sistema linfático.
HIPO: (44) diafragma, (20) plexo solar, (15) estómago.
ICTERICIA: (18) hígado, (19) vesícula biliar, (16) duodeno, (39) (49) (41) sistema linfático.
IMPOTENCIA: (36) testículos.
INFARTO (PREVENCION, INCLUSO DE LA RECAIDA): (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (44) diafragma, estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
INFLAMACIONES DE CUALQUIER ÓRGANO: Zona de reflejos del órgano.
INSOMNIO: (1) cabeza en general.
INTOXICACIÓN POR COMIDAS: (15) estómago, (16) duodeno, (39) (40) (41) sistema linfático.
LARINGITIS: (48) laringe.
LEUCEMIA: (39) (40) (41) sistema linfático, (45) amigdalas, (34) bazo.
LINFATICO (ESTANCAMIENTO DEL SISTEMA): (39) (40) (41) sistema linfático
LUMBAGO: (53) (54) (55) (56) columna vertebral, insistiendo en (55) vértebras lumbares.
MAREOS (EN BARCO, AVION, COCHE): (42) oído interno.
MENOPAUSIA (TRASTORNOS): (0) hipófisis, (36) ovarios, (50) útero, (37) bajo vientre.
MENSTRUACIONES DOLOROSAS: (0) hipófisis, (36) ovarios, (50) útero, (37) bajo vientre.
MENSTRUACIONES IRREGULARES: (36) ovarios, (50) útero, (37) bajo vientre. Nota: Si las menstruaciones son abundantes, masajear durante un mes, pero cuando no hay flujo, ya que este podría aumentar bajo el estímulo del masaje.
MENISCO: Ver rodilla.
MUSCULARES (DOLORES O TRASTORNOS): Zonas de reflejo de las partes afectadas.
NARIZ SANGRE DE LA NARIZ O MUCOSA SECA): (6) nariz, (13) paratiroides.
NERVIOSISMO: (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (15) paratiroides, (1) cabeza en general, estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31), (12) tiroides, si es necesario.
NEURALGIAS: (5) sien, trigémino.
NEURITIS: (13) paratiroides, (53) (54) (55) (56) columna vertebral, masaje tonificante general.
NEUROVEGETATIVO (TRASTORNOS): (2) plexo solar.
NUCA: (7) nuca, (53) vértebras cervicales, (56) vértebras sacras y coxígeas.
OBESIDAD: (12) tiroides.
OJOS: Para todos los trastornos (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) Uréter, (24) vejiga, (7) Nuca; y además para caida de retina (8) ojos); (39), (49), (41) sistema linfático para cataratas, (1) cabeza en general para glaucoma, (1) cabeza en general, (8) ojos para hipermetropía y miopía.
OREJAS PARA TODOS LOS TRASTORNOS): (9) orejas, (39), (40), (41) sistema linfático, (53) vértebras cervicales y además para dolor de oido (1) cabeza en general. Para inflamaciones en las trompas de Eustaquio: (5) sienm trigémino; (21) suprarrenales, (13)= paratiorides. Para otitis: (13) paratiroides. Para zumbidos de los oído (1) cabeza en general; (41) oido interno. Para sordera: ¡Usad zapatos cómodos!
ORZUELOS: (39) (41) (41) sistema linfático; (8) ojo del lado correspondiente.
PAPERAS (PARITODAS): (39) (41) (41) sistema linfático; (45) amígdalas, (36) ovarios, testículos.
PARADONTOSIS: (46) maxilar inferior, (47) maxilar superior, estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
PARKINSON (MAL DE): (21) suprarrenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (1) cabeza en general, (7) nuca, (13) paratiroides; estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31)-
PIEL (ERUPCIONES): (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (13) paratiroides, estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
PIERNAS (HINCHAZON): (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (33) corazón y circulación; (39)(40)(41) sistema linfático.
PIERNAS (ULCERAS): (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (15) estómago, (18) hígado, (19) vesícula biliar, intestino del (25) al (31), puntos correspondientes en el brazo.
PIES ARDIENTES: masaje completo en todas las zonas.
PIES y/o TOBILLOS: (mano) y/o pulso correspondiente.
POLIOMELITIS. Masaje general insistiendo en (0) hipófisis.
PRESION SANGUINEA: (hipertensión o hipotensión): (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga, (3) tronco cerebral, cerebelo. Para hipotension tambien (42) oido interno.
PROSTATA: (hinchazón, ioncontenencia): (50) próstata, (21) suprarenales, (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga.
PULGAR TORCIDO: n(12) tiroides, (39)(40)(41) sistema linfático, insistiendo en la zona (41) entre el primer y segundo metatarso.
PULMONIA: (14) pulmones, bronquios, (21) suprarenales, (39)(40)(41) sistema linfático, (13) paratiroides. No deben masajearse las zonas de reflejo del hígado y de los intestinos hasta que la enfermedad esté en estado agudo.
PUNTADAS EN EL COSTADO IZQUIERDO: (34) bazo.
QUEMADURAS: Zona de reflejo de la parte del cuerpo u órgano afectado, (21) suprarenales, (22) riñones (234) uréter, (24) vejiga, (39)(40)(41) sistema linfático, (13) paratiorides.
QUISTES: sona de reflejo del órgano afectado, (39)(40)(41) sistema linfático, en caso de quistes ováricos tambien (0) hipófisis.
RECTO: (trastornos): (31) (52) intestino, recto.
RESFRIO: (6) nariz, (39)(49)(41) sistema linfático, eventualmente (14) pulmones, brinquios.
RESPIRACIÓN: (dificultades): (14) pulmones, bronquios, (3) tronco cerebral, cerebelo, (6) nariz, (33) corazón y circulación.
REUMATISMO: (21) suprarrenales; (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga; (13) paratiroides; estómago, intestinos y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31); zonas de reflejo correspondientes a las zonas del cuerpo afectado.
RIÑONES (cálculos): en ciertos casos con el masaje es posible estimular a los riñones a eliminar los cálculos; tratarlos con prudencia, masajeando un pie solo, especialmente la zona (23) ureter hasta que los cálculos hayan sido expulsados, masajear después el otro píe.
RIÑONES (trastornos): (21) suprarrenales; (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga; (39) (40) (41) sistema linfático.
RODILLA (heridas y problemas en el menisco): (35) rodilla; masaje en el codo correspondiente.
RONQUERA: (48) laringe; (45) amígdalas, (39) (40) (41) sistema linfático.
SALPINGITIS: (36) ovarios, trompas de falopio - en el pie derecho o izquierdo según el ovario afectado: (39) (40) (41) sistema linfático; (13) paratiroides.
SANGRE (intoxicación): (39) (40) (41) sistema linfático.
SlNUSlTIS (incluso purulenta): (2) senos frontales; (39) (40) (41) sistema Iirnfático, (13) paratiroides.
TENDINITIS: zona correspondiente a la circulación adolorida (brazo por pierna y viceversa).
TESTICULOS: (estásis): (36) testículos; (39) (40) (41) sistema linfático.
TOS: (14) pulmones, bronquios; (39) (40) (41) sistema linfático; (13) paratiroides; (21) suprarrenales; ¡usad zapatos cómodos!
TROMBOSIS: (21) suprarrenales; (22) riñones; (23) uréter, (24) vejiga. ATENCION:
masaje sujeto a la aprobación del médico.
TUMOR: zona de reflejo del órgano afectado; (39) (40) (41) sistema linfático; (45) amígdalas; (34) bazo.
ULCERA: (duodeno): (15) estómago; (16) duodeno.
ULCERA: (Estómago): (15) estómago.
UÑAS FRÁGlLES: (O) hipófisis, (13) paratiroides; estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19) y del (25) al (31).
ÚTERO (prolapso y otras afecciones): (50) útero.
VAGiNiTIS (ardor, pérdidas, pruritos): (51) vagina; (50) útero; (39) (40) (41) Sistema linfático.
VARICES: (21) suprarrenales; (22) riñones, (23) uréter, (24) vejiga; (53) (54) (55)
(56) columna vertebral; (18) (29) (30) colon; (31) intestino recto; (16) higado.
VEJIGA: (inflarnacibn ureter): (22) riñones; (23) urbter; (24) vejiga; (39) (40) (41)
sistema !infático.
VEJiGA (necesidad de orinar con frecuencia): (útero/próstata) (24) vejiga, (42) oído interno.
ViENTRE (dolores). estómago, intestino y órganos del metabolismo del (15) al (19)
y del (25) al (31).

LOS DIFERENTES REFLEJOS: Existen diversas categorías de reflejos, de los que enumeramos aquí los principales:
REFLEJO CUTÁNEO: resultante del contacto con la piel.
REFLEJO SUB-CUTÁNEO: producido por el contacto con las capas rnás profundas;.
REFLEJO CONDICiONADO: adquirido por la repetición.
REFLEJO NO CONDlClONADO: innato, congénito.
REFLEJO CRUZADO: el estimulo de un lado del cuerpo determina una respuesta en el otro lado.
REFLEJO DE POSTURA reflejo tónico que determina las contracciones musculares necesarias para el mantenimiento del equilibrio del cuerpo.
REFLEJOS.ANTAGONISTAS: reflejos puestos en acción en diversos puntos de forma simultnea y que provocan efectos opuestos.
REFLEJOS ALIADOS: Reflejos puestos en acción también en diversos puntos y de forma simultánea como los anteriores, pero que se refuerzan mutuamente.
REFLEJO AUTONOMO: en vez de recorrer el sistema nervioso central, los impulsos aferentes (dirigido hacia el centro) son dirigidos hacia los ganglios pre-vertebrales de donde las neuronas eferentes (dirigido hacia ia periferia) los dirigen hacia la zona orgánica, muscular o glandular correspondiente. Además, no hay efecto cruzado. Los reflejos autónomos son de una gran complejidad y la ciencia hasta ahora sólo los comprende de una forma imperfecta. Sin embargo el valor de sus efectos terapeuticos está ampliamente demostrado. Los reflejos autónomos son principalmente los que se ponen en juego por la reflexoterapia.

CUIDADO CON LOS “CAMPOS PERTUBADORES
Suele ocurrir, con relativa frecuencia, que el masaje del punto correspondiente al órgano que se trata no aporta ninguno de los efectos esperados. Entonces hay que buscar lo que se llama el “campo perturbador” que, por su efecto reverberante impide la acción directa. Este campo puede consistir en una hipersensibilidad, un choque emotivo; en esos casos hay que tratar en primer lugar los puntos correspondientes al sistema nervioso, con el fin de neutralizar el efecto perturbador. Puede que se trate también de una simple cicatriz, a la que se debe aplicar un masaje suave, si es posible, o al punto reflejo que la representa. lncluso puede ser un disfuncionamiento cualquiera, orgánico u hormonal, que vendría a desvirtuar el juego, y al que se neutraliza antes de que entre en acción una terapia rnás directa.
Por eso el lector comprobará que para curar un dolor de garganta se le pide al paciente que actúe primero sobre el hígado, los riñones y la vejiga de la orina, y luego sobre la zona intestinal, antes de tocar el punto reflejo directo.
Además, una de las grandes reglas de la técnica refleja es la de buscar siempre el punto de origen, en la practica el más doloroso, aunque no parezca que esté en rtelación directa con la molestia que hay que curar.
Resumiendo, podemos decir que por medio de la reflexología se puede conseguir:
1) Mejorar la circulación sanguínea, tanto de forma local como a distancia.
2) Hacer que se disuelvan los sedimentos y residuos en el punto de origen de los bloqueos energéticos (que se perciben debajo de los dedos en forma de granulaciones o cristales).
3) Liberar la energía a través del conjunto del organismo.
4) Normalizar así el funcionamiento órgánico y glandular, estimulándolo o inhibiéndolo, de acuerdo con las necesidades.
5) Obtener una tranquilidad, una relajación, física y mental, indispensable para el buen equilibrio general y para la salud. En efecto, esta plenamente reconocido que de un 75 a 80 por ciento de los trastornos son debidos al estrés y a la tensión ocasionada por unas condiciones de vida antinaturales.

IMPORTANCiA DE UN UNA BUENA CIRCULACIÓN SANGUINEA
La misión del aparato circulatorio consiste en llevar la sangre a la proximidad de todas las células. Una buena irrigación es vital para los órganos, ya que los cometidos desempeñados por la sangre son múltiples, y entre ellas los principales tenemos:
1) La nutrición y eliminación de los residuos celulares.
2) El aporte del oxígeno necesario, eliminando al propio tiempo el anhídrido carbónico.
3) La distribución del agua y de las sales por los tejidos.
4) El transporte de las hormonas y de los anticuerpos (substancias de defensa).
5) La regulación de la temperatura del cuerpo. Cuando la irrigación sanguínea es defectuosa el proceso de curación se ve muy retardado.

Resulta pues de importancia primordial la reactivación de la circulación siempre defectuosa, a nivel de los puntos reflejos dolorosos.

UN EJEMPLO QUE CONSTITUYE UNA EXPERIENCIA FACIL DE REALIZAR
Se da masaje con cuidado a uno de los dedos del pie, por ejemplo el dedo gordo del pie derecho, y en seguida se podrá comprobar que el dedo de la mano correspondiente (el pulgar derecho en este caso) esta más caliente que los otros, porque se encuentra mejor irrigado. Esta prueba tan sencilla nos demuestra la realidad de las correspondencias orgánicas.

POR DONDE EMPEZAR EL MASAJE
Siempre se debe empezar el masaje por el pie izquierdo. El lado izquierdo es el polo magnético, receptor del cuerpo; es el que mejor transmite los impulsos y los estímulos a los órganos a los que van destinados.

Además, en el pie izquierdo es donde se encuentran situados la mayoría de los puntos correspondientes al sistema linfático cuya función importante consiste en impedir la diseminación por todo el organismo de las toxinas y bacterias que el masaje reflejo va a ayudar a eliminar. El lado derecho del cuerpo es el lado eléctrico, activo, el que da, por oposición al izquierdo, que recibe. Se ha podido comprobar que un masaje iniciado con el pie derecho resultaba frecuentemente ineficaz, y esto en razón a la tendencia que tiene el polo positivo de rechazar los impulsos transmitidos por el masaje del pie. También es de suma importancia observar bien el rostro del paciente, porque nos va a proporcionar indicaciones muy valiosas referentes a su estado de salud.
Si al principio de la sesión, su rostro se muestra crispado, hay que empezar con ejercicios de relajación, respiración controlada y ligero masaje del plexo solar. Es importante que la persona se halle lo más relajada posible durante la sesión de reflexología. La menor crispación indica una zona dolorosa que el masajista debe recordar para tenerlo er cuenta en la programación de masajes futuros. También hay que prestar atención a la respiraci6n del paciente. Al cabo de unos minutos de masaje, observaremos por lo general que el ritmo respiratorio disminuye y que se regulariza, lo que indica una disminución de la tensión nerviosa.
La primera sesión debe ser siempre ante todo una sestón de chequeo, es decir, que vamos a observar las diferencias de tonicidad de la piel (firme o blanda), de colaboración y aprender a percibir en los dedos las finas granulaciones indicadoras de sedimentos de ácido úrico, etc. Al mismo tiempo no hay que apartar la vista del paciente, pues las más leves muecas son indicadores de las zonas dolorosas y de la intensidad del dolor.
Así pues, esa primera sesión debe ser completa y es importante que no dejemos ninguno de los puntos reflejos, so pena de correr el peligro de dejar de lado lo esencial.
Hay que actuar con precisión y recorrer el pie sistemáticamente. Sin olvidar que siempre se debe empezar por el pie izquierdo. En primer lugar, es bueno dar masaje a la zona del plexo solar. Hay que tener cerca, a la vista, una lámina de las zonas reflejas, tal como las conocemos, con el fin de familiarizarnos bien con las localizaciones; teniendo muy presente asimismo que estas pueden variar ligeramente de un individuo a otro, y así por ejemplo, el que tenga un estómago caído, comprobar que la zona refleja correspondiente esté también agrandada.
Se ha de tener cuidado en mantener el pie sin ejercer presión en un punto cualquiera en particular. Efectivamente, no es de desear que se estimulen al mismo tiempo varias zonas reflejas. Un poco de práctica tan solo bastará para que encontremos la posición ideal y que podamos mantener esta posición sin fatigarnos.
Después de haber recorrido cuidadosamente la zona del plexo solar se pasa a la zona de la glándula tiroides. Esta zona es muy importante, ya que son muy pocas las personas que no sufren, mas o menos, de un disfuncionamiento de esta glándula, tanto si funciona poco como demasiado. Debemos recordar bien que el masaje tiene una función de regulación y que, consecuentemente, es la misma tanto en uno como en otro caso. Esta regla es válida para todos los órganos y no se ha de temer nunca que el resultado sea inverso al que se busca y desea. Tras haber dado masaje a esas dos zonas, se pasa al pie derecho y se repite la operación. Es muy conveniente siempre alternar los masajes de un pie a otro, manteniendo el equilibrio de la circulación sanguínea y energética en las dos mitades (derecha e izquierda) del cuerpo.
Luego, se dará un masaje al dedo gordo del píe izquierdo, teniendo mucho cuidado considerando los importantes centros que se encuentran ahí y que corresponden a la cabeza, al cerebro y los centros de regulación del organismo.
También hay que tener cuidado de no olvidarse de ningún punto, desde arriba, cerca de la extremidad de la uña hasta llegar a la raiz del pulgar. Luego se pasa al dedo gordo del píe derecho.
Seguidamente le corresponde el turno a los demás dedos del píe izquierdo de los que hay que reconocer la parte carnosa.
El dedo pequeño del píe izquierdo resulta a veces muy sensible en las personas que sufren o han sufrido trastornos cardiacos y no es raro que el curso del masaje en este punto se sienta algún dolor a nivel del pecho, en la parte derecha.
Se sigue por la parte externa del píe. Esta zona corresponde al nervio ciático. Se repite el mismo procedimiento en el otro píe. Se recorren luego sucesivamente las zonas de la planta del píe, desde los dedos hasta el talón. Hay que insistir en los puntos dolorosos, respetando el orden siguiente: pulmones, estómago, bazo, páncreas, corazón, hígado, riñones y suprarrenales y de ahí se sigue a la uretra y se llega a la vejiga. Después se cambia de píe.
Vienen a continuación las zonas intestinales, para las que es importante seguir bien el esquema: observemos que en este caso concreto hay que empezar con el pie derecho, con el fin de seguir el colon ascendente, el colon transverso y luego continuar por la segunda parte del colon transverso en el otro pie (izquierdo) para volver a bajar con el colon descendente hasta el recto y el ano. No hay que olvidar el intestino delgado, cuyo masaje sigue al de la vejiga.
Cuando hayamos terminado con las plantas de los pies, puede resultar provechoso un pequeño descanso para ambos. Después de un minuto o dos de relajación se friccionan durante unos segundos la planta de los pies con la palma de la mano, ya que ello procura una agradable sensación de tranquilidad.
En seguida hay que pasar a la parte superior del píe comenzando por las zonas situadas a cada lado del tendón de aquiles, que podemos dar masaje de forma simultánea con el pulgar por un lado y el índice y el dedo medio por el otro.

Se da masaje a todas las zonas que rodean al maleolo, empezando por la parte externa del pie, siguiendo bien los esquemas conocidos. El mismo masaje a la parte Interna, y luego se cambia de pie.

Se finaliza con las zonas de la parte de arriba del pie, sin olvidarse de las zonas linfáticas. En último término hay que recorrer cuidadosamente la zona de la columna vertebral (vértebras cervicales, dorsales, lumbares, sacras y coxigeas) situada a lo largo de la cara interna del pie. Ademas insistir en los puntos sensibles. Si se desea podemos terminar con una presión simultánea en los dos pies, en la zona del plexo solar de acuerdo con la respiración del paciente y la del masajista; se presionan los puntos inspirando lentamente y se cede al tiempo que se espira. De esta forma ayudamos a regular el raudal energético liberado por el masaje en los diversos lugares del bloqueo del cuerpo. Este ejercicio se ha de repetír dos o tres veces.

Algunas técnicas sencillas para relajar al paciente antes de comenzar el masaje o al finalizarlo:

1) Rotación del pie alrededor del tobillo, primero en un sentido y luego en el otro. Para ello se precisa sujetar bien la pierna con una mano mientras que la otra hace trabajar al pie. Así se consigue una relajación de toda la pierna. Hay que trabajar despacio y con suavidad.
2) Masaje suave el tobillo, practicado con las dos manos.
3) Con la parte interior y carnosa de la palma de la mano se fricciona con suavidad la zona interna del pie correspondiente a la columna vertebral, desde el dedo gordo al talón.
4) Para relajar los músculos de la nuca y de los hombros se mantiene inmóvil el pie con una mano y con la otra se hace girar suavemente el dedo gordo varias veces hacia un lado y hacia otro.
5) También se pueden dar golpecitos a la parte superior y a la planta del pie, con la palma de la mano para lo primero y con el puño cerrado para la planta. Ciertamente, no es necesario recurrir a todas estas técnicas simultáneamente, ya que por lo general, basta con alguna de ellas. Las otras pueden servir de distracción y como continuación del masaje de un punto especialmente doloroso, o como final de la sesión, y esto se recomienda para disipar ciertos recuerdos que pudieran resultar desagradables.

NO HAY “ENFERMEDADES” SINO “ENFERMOS”
La terapia a través del masaje zonal, como en todas las que forman parte de la “medicina alternativa”, se basa en el presupuesto de que no hay “enfermedades” sino “enfermos” Esta definición incluso se amplia en el sentido de que por “hombre” se entiende al “psicosorna” entero. Puede parecer contradictorio entonces, que se den indicaciones, para enfermedades específicas: se ha hecho esto, esencialmente porque es así en el lenguaje común; por otra parte se notará que en la mayor la de los casos, la manera en que se enfrenta a la enfermedad (usando esta palabra como sinónimo de equilibrio alterado) es más bien la de la cura global; se intenta lograr de este modo con el masaje en las zonas de reflejo de los distintos sistemas y aparatos una respuesta de todo el organismo y una movilización de todos los recursos que permitan un armonioso refluir de la energía.

LAS ENFERMEDADES GRAVES .E INCURABLES
Agreguemos algunas notas especiales para referirnos a las enfermedades graves, con frecuencia incurables con los tratamientos de que dispone la medicina occidental ortodoxa, y que señalamos en esta última parte del escrito.
No pretendemos decir que el masaje zonal es la solución a situaciones tan graves, pero si proponemos la hipótesis de que favorece una movilización de las fuerzas curativas de la naturaleza, incluidas en el organismo humano, nutridas de aquella energía vital que ningún microscopio ha logrado ver y que ningún laboratorio ha podido analizar y menos aún sintetizar. “La energía vital, con su maravillosa potencia transformadora de los movimientos de los constituyentes celulares en psiquismo celular y el influjo nervioso del cerebro en pensamiento, creación, arte, ciencia, voluntad, deseo, un psiquismo complejo, multiforme y multicolor, esta energía vital debe ponerse más allá de las formas energéticas latentes en la materia inanimada... Los biólogos y los médicos no disponen de medios capaces de aumentar la energía vital ni un solo ergio. Ellos solo pueden, como los jardineros suprimir los obstáculos que se oponen al nacimiento de la energía vital.

“Restableciendo la libertad de las corrientes de oxigeno, abriendo las corrientes bloqueadas por los líquidos orgánicos, reconstituyendo las condiciones aptas para que fluya la libertad en las corrientes y en los humores, se creará el clima en el cual la energía vital desbloqueada se transformará, quizá en la libertad de espíritu”.
Es una cita correspondiente a los escritos de uno de los más importantes personajes de la medicina: Alexander Salmanoff.