titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

ROMERO ó ROMEO

Rosmarinhus officinalis, L.
Familia: LABIADAS.
Otros nombres: ALECRIN, ROSMARINO, ROSAMARINA, HIERBA DE LAS CORONAS.

.

     
 

Arbusto de hasta un metro de altuo con hojas lanceoladas y espesas de color verde oscuro en la parte superior y blanquecinas en la inferior. Flores pequeñas de color azul vivo y violeta claro. Planta muy usada en medicina y perfumería pues contiene un aceite volátil de olor agradable y rico en tanino, terpenos, borneol, cineol, alcanfor, lineol y pineno. La planta es muy aromática.
Es conocida desde la antiguedad, en que se le atribuían poderes místicos. Era símbolo de la fidelidad, la amistad y el recuerdo. Sus virtudes fueron muy difundidas en la Edad Media y en el Renacimiento.
Entre sus propiedades sobresalen las de ser antiséptico, vulnerario, colágogo, estimulante, emenágogo, antiespasmódico y narcótico.
Es conocido el uso de frotaciones de alcohol con romero en maceración contra los dolores musculares, articulares, tortícolis, etc.
En infusión se usa como tranquilizante o suave sedativo del sistema nervioso. También se prepara un cocimiento de sus hojas (10 a 20 gr.).

 

En medicina natural, es usado contra las llagas gangrenosas, reumatismo articular, cicatrizante, sarna, clorosis, dismenorrea, dispepsia, escrofulosis, debilidad cardiaca, fiebre tifoidea, gases intestinales, histerismo, inapetencia, asma, gripe, tos, etc.
Hay otras variedades de esta planta, que varían en sus propiedades por su diferente composición.
Un buen remedio contra el reumatismo se obtiene colocando en un litro de querosene, partes iguales de romero, hojas de eucalipto y alhucema. Se deja en maceración por una semana y con este preparado se fricciona la parte afectada, abrigándola después.
Para combatir la caspa, se prepara una loción, haciendo hervir por cinco minutos un puñado de hojas de esta planta en un litro de agua; dejar reposar por media hora y colar. Con el cocimiento obtenido, frotar todos los días el cuero cabelludo intensamente, con las yemas de los dedos. Repetir el tratamiento las veces que sea necesario.
Mejores resultadios se obtiene con el siguiente tratamiento especial: Licuar un puñado de hojas de romero, albahaca y salvia. Agregar 2-3 dientes de ajo y una cucharadita de aceite de olivo y seguir licuando. Frotar el cuero cabelludo con este preparado y cubrir la cabeza con una toalla húmeda por media hora. Enjuagar con agua tibia y con agua de manzanilla o eucalipto. Macerando hojas de romero, raíces de ortiga y bardana en alcohol, se obtiene una buena frotación para hacer crecer el cabello.
Muchos médicos usan el ROMERO en los casos de infección bronquial crónica, con excelente resultado.