titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

SALVIA, SALVIA DE MONCAYO ó SALVIA REAL

 

Salvia officinalis L.

Familia: LABIADAS.

Otros nombres: SELIMA, TE INDIGENA, HIERBA SAGRADA

     
 

Arbusto  pequeño de 50-80 cm. de altura. Tallos herbáceos erguidos;  hojas alargadas,  ovales  y  lanceoladas de color verde grisáceo.  Flores  violeta  en espiga.

Composición:  aceite  sencial (50% de tuyona, 15% de anetol,  alcanfor,  tanino, amargos.)

Sus  hojas tienen un reconocido poder desinflamatorio. Además se  usa  por sus propiedades antitranspitantes, espasmolíticas, estimulantes, antidiarreicas, tónicas, astringentes, carminativas, hemostáticas y antirreumnáticas.

 

Se  indica  su uso principalmente como infusión, USANDO LA  PLANTA  ENTERA (SIN  RÁIZ)  en  casos de agotamiento nervioso, vértigos,  temblores  y  estados depresivos, asma, tos, gingivitis, estomatitis, catarro bronquial,  indigestión, males  hepáticos  y  renales, cálculos, inflamaciones de  la  boca,   cansancio, diabetes, amigdalitis y como tónico cardiaco.

También es muy efectiva contra la caspa. Se hace hervir 30-50 gr. de hojas de salvia en un litro de agua por 3-5 minutos. Dejar reposar 20 minutos y colar. Con  este  cocimiento,  friccionar el cuero cabelludo  y  enjuagar.  Repetir  el tratamiento  diariamente  por  algunas semanas hasta que  la  caspa  desaparezca totalmente.  Repetir el tratamiento en caso necesario. Para prevenir  la  caspa, tomar  lecitina  de soya, levadura de cerveza y trigo  germinado.  (Ver  también ORTIGA, ROMERO, ALBAHACA y TOMILLO).

 

NOTA:  LOS  CIENTÍFICOS HAN COMPROBADO SUS VIRTUDES COMO NEUROTÓNICO  DE  ACCIÓN SUAVE, INDICADO EN CASOS DE ASTENIA, SOMNOLENCIA Y EMBOTAMIENTO