titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

SOYA ó SOJA

 

Glycine max, Glicine hispida

Familia: LEGUMINOSAS

Planta  originaria  de la China, la Soya es una herbácea  anual  de  tallo ramoso, hojas alternas compuestas por tres foliolos y flores blancas,  amarillas o  violáceas,  según la variedad. El fruto es una vaina con 1 a  5  semillas  de color castaño, verde o negro.

Sus semillas contienen entre un 15 a 22% de aceite, usado en  alimentación y para usos industriales.

Tiene un altísimo contenido de proteínas. Es el alimento preferido por los vegetarianos que la consumen en muchas formas: leche de Soya, pasteles, carne de Soya, etc.

Muy rica en Lecitina, de propiedades lipotrópicas y emulsificantes y usada para  combatir el colesterol elevado. También es excelente para los enfermos  de anemia,  raquitismo, arterioesclerosis, hipertensión, enfermedades de la piel  y como regulador endocrino.

 

 

LA SALSA DE SOYA ó SILLAU

La salsa de soya, ha sido uno de los principales condimentos de la cocina china, desde que fué inventada por monjes chinos en el primer milenio antes de Cristo.
La popularidad del condimento picante, salado y dulce, pronto se extendió por toda Asia, y durante dos mil años se ha usa en las cocinas desde Japón hasta Tailandia.
Con el desarrollo de la tecnología moderna, la mayor parte de las salsas de soya, es producida en masa, usando químicos y maquinaria industrial; solo queda un fabricante, Lin Chuan-Yuan, que empleas las técnicas tradicionales.
Hoy, por razones de costo y suministro, la mayoría de los fabricantes hace su producto de frijoles de soya y trigo. Pero Lin no lo hace así. El afirma que aunque la salsa de Soya con trigo es muy dulce, no es tan fragante y suave como la que se hace de frejolitos negros.
Hacer una buena cantidad de salsa de soya a mano, es un proceso que lleva seis meses. Lin primero lava los frijoles, luego los hierve sobre una estufa de ladrillo que originalmente se usaba en el proceso de elaboración de vino. Después de que los frijoles se enfrían, son mezclados con Aspergillus, un tipo de moho, y luego se dejan fermentar en un cuarto que parece armario, alineado en repisas. Después de tres a cinco días, los frijoles están cubiertos por un hongo polvoriento y listos para ser procesados. El Aspergillus es enjuagado en una lavadora motorizada; es la única fase en que los Lin emplean un aparato eléctrico.
Después de que los frijoles se secan durante casi cuatro horas, son salados y depositados en enormes jarrones de cerámica tapados con plástico para dejar que los frijoles se añejen cuando menos seis meses.
Después de este tiempo, los frijoles se retiran y se exprimen en estopillas para producir "salsa cruda". La fase final es añadir azúcar y anís a la salsa, hervirla, luego filtrarla varias veces y sacar las fibras de frejol que queden. Finalmente, la salsa está lista para ser embotellada. Lin todavía usa, - y reutiliza - botellas de vidrio. "El factor mas importante que decide la calidad del producto, es el tiempo; entre mas largo, mejor", explica Lin. Sin un añejamiento adecuado, la salsa de soya hecha a mano, facilmente se hecha a perder.
(Extraido de: Noticias de la República de China).