titulo_index_1000bn

El Tai Chi : gimnasia para la salud.

El Tai Chi Chuan se constituye en una gimnasia sana y terapéutica que conserva la salud y ayuda a la curación de distintas enfermedades.
Para obtener estos beneficios, es de destacar lo que enseñan los maestros: en la práctica del Tai Chi debemos tener disciplina, perseverancia y paciencia.
En sus origenes el Tai Chi Chuan es un arte marcial milenario chino. Sin embargo, en Occidente generalmente se practica como un simple ejercicio gimnástico para personas de la tercera edad, sin tener en cuenta ciertas consideraciones esenciales para obtener del Tai Chi su máximo beneficio.
Los efectos benéficos del Tai Chi sobre el cuerpo se pueden resumir de la siguiente manera:

Sistema nervioso central
Es bien sabido que el sistema nervioso, en especial el cerebro, rige y controla todos los órganos y sistemas del cuerpo.
Por medio de reacciones condicionadas y espontáneas, el hombre se adapta a a las más diversas condiciones y ambientes.

 

Al iniciarse la práctica del Tai Chi es necesario agudizar la concentración y no utilizar la fuerza para lograr un buen entrenamiento de las células cerebrales y los movimientos. El Tai Chi Chuan chino es en realidad meditación en movimiento y consigue un equilibrio perfecto entre mente y cuerpo.
El trabajo relajado y alerta del cerebro hace que el sistema nervioso tenga una buena influencia sobre el resto del organismo. Por eso, con la práctica de Tai Chi se tendrá una sensación de plenitud y bienestar en todo el cuerpo que producirá un mejoramiento de la circulación de la sangre y una mayor facilidad en la inspiración del aire.

Sistema cardiovascular
La práctica de Tai Chi demuestra que al introducir y al exhalar mayor cantidad de aire en cada ciclo respiratorio se incrementa el cambio de presiones dentro del tórax. De esta manera la circulación coronaria es más libre y eficaz; aumenta la capacidad de los capilares y se refuerza el proceso de oxigenación y de reducción del anhídrido carbónico en el cuerpo. Así se mejora la nutrición del músculo cardíaco y se previene la arteriosclerosis y las distintas enfermedades cardíacas.

Sistema respiratorio
La respiración es nuestra fuente de vitalidad, a través de ella la naturaleza nos brinda la energía más rica.
El dominio de una buena técnica respiratoria, no tiene como única meta el control y dominio del ritmo y frecuencia respiratoria, sino muy especialmente conseguir una carga energética del organismo.
El Tai Chi Chuan exige una suave y profunda respiración, con la atención concentrada en que el aire llegue al hipogastrio.

Las contracciones y relajaciones del diafragma y de los músculos abdominales, además de realizar un verdadero masaje de los órganos contenidos en el abdomen, también asegura una buena circulación favoreciendo los procesos digestivos y una correcta evacuación intestinal.
Volviendo a la parte respiratoria, cabe agregar que la utilización de los pulmones en forma completa es la mejor manera de mantenerlos sanos y fuertes sin permitir su prematura degeneración. El aumento de la capacidad respiratoria, o sea la cantidad de aire que se moviliza en cada ciclo respiratorio, mejora la función pulmonar de oxigenación de la sangre y en consecuencia la de todos los tejidos y órganos, lo que trae aparejado un aumento de la resistencia corporal, la disminución de la fatiga y mejoras en la fisiología orgánica.
Cuando se realizan los movimientos físicos se ejerce un drenaje importante de las vías respiratorias que mejora el estado de insuficiencia respiratoria crónica obstructiva o restrictiva como el asma bronquial, las bronquitis crónicas, sinusitis, catarros y alergias nasales.

El metabolismo
Muchas enfermedades de la vejez están relacionadas con la reducción del metabolismo. Por ejemplo la arteriosclerosis es causada por una dificultad en el proceso de oxidación celular y en el aumento de los lípidos y del colesterol. La relación entre el Tai Chi Chuan y la salud
La energía que fluye por nuestro cuerpo y nos mantiene vivos parte del punto que los orientales denominan Tan Tien, situado tres centímetros debajo del ombligo. En este lugar es donde se encuentra el centro vital que permite realizar cualquier movimiento sin el empleo de la fuerza y sin provocar tensión de ningún tipo.
En el Tai Chi se aprenden unos movimientos muy suaves, muy lentos que, combinados con la respiración adecuada, generan más energía consiguiendo un equilibrio total del cuerpo.
Es un arma ideal para recuperar la salud, un método de acupuntura natural y un arte marcial de defensa no competitivo. En definitiva, un sentimiento de totalidad.
Para aprender a utilizar la energía no es necesario utilizar la fuerza, sino repetir cada movimiento del Tai Chi hasta hacerlo propio. Se trata de educar al cuerpo en el aprovechamiento de su propia energía, algo que a los occidentales nos cuesta bastante, ya que nuestra filosofía de vida es totalmente diferente a la de un oriental.
Uno de los postulados que manejan es que cuanto más tiempo se puede retener el aliento, mayor será el volumen de aire inspirado. Este incremente representa un aumento del poder del Chi (energía). El método para concentrar el chi es una característica que identifica al Tai Chi y es lo que la diferencia de otros tipos de ejercicios.

El Tai Chi Chuan es una gimnasia terapéutica que conserva la salud
El Tai Chi Chuan es de gran importancia en la prevención y cura de enfermedades. Al eliminar el estrés, permite controlar todas las patologías que él provoca. Esto demuestra la importancia del Tai Chi que a diferencia de otras gimnasias o deportes clásicos sirve para:
Reunifica toda la energía que habitualmente está dispersa y se malgasta. El primer efecto será una sensación de bienestar en todo el cuerpo, los músculos trabajarán sin rigidez produciendo una verdadera relajación muscular que hará desaparecer poco a poco las tensiones nerviosas, favoreciendo el buen funcionamiento de las glándulas internas.
Aumenta y procura una respiración profunda y abdominal, que produce un efecto benéfico sobre los órganos internos. La rotación continua de las caderas y la cintura, aporta gran elasticidad a los músculos abdominales que, al contraerse, efectúan un verdadero masaje sobre el hígado, bazo, intestinos, etc., lo que trae aparejado un mejoramiento de los procesos nutritivos y digestivos, previniendo la aparición de úlceras.

 

Tonifica el corazón y regulariza su ritmo, mejorando la circulación de la sangre, como así también la presión arterial alta, enfermedades cardíacas, tuberculosis pulmonar, reumatismo articular, anemia, obesidad y otras dolencias en especial crónicas. Está indicado para prevenir y hacer desaparecer tanto dolores lumbares como cualquier otra patología de columna vertebral, elemento primordial del cuerpo que se refuerza y flexibiliza con la práctica constante del Tai Chi.
Otorga un carácter estable y apacible, dando una serena energía para enfrentar los problemas cotidianos.
Moviliza las articulaciones y grupos musculares sin dañarlos.
Concentra al máximo la atención con el consiguiente beneficio del sistema central.
Mejora otros órganos y sistemas.

Conclusiones
La práctica del Tai Chi Chuan representa una alternativa de bajo costo y realmente al alcance de casi toda la población que puede mejorar la calidad de vida porque entre otras cosas:
Mejora muchos de los síntomas generados por las afecciones crónicas y en especial aquellas del sistema osteomioarticular.
Influye positivamente en el estrés enseñando a apreciar bienes como la tranquilidad espiritual, el disfrute de la naturaleza y de la vida misma como un proceso, relegando a un plano inferior lo material. Favoreciendo así la elevación de la autoestima y la mejora de la percepción de la calidad de vida.
Eleva la capacidad de trabajo físico e intelectual de quien lo practica repercutiendo favorablemente en su capacidad de adaptación social.
La práctica colectiva socializa y desarrolla las relaciones interpersonales armónicas entre los practicantes, promoviendo la tolerancia y la solidaridad.


Recomendaciones
Si usted practica Tai Chi Chuan o está interesado en esta actividad le recomendamos seguir estos consejos para llegar a recibir los beneficios que este arte puede aportarle.
Cuando practiques Tai Chi Cuan realiza los movimientos correctamente intentando sentir cada detalle del recorrido de tu cuerpo.
Intenta sentir que no existe diferencia entre tu cuerpo y tu alrededor, comprenderás entonces que todo daño a los demás lo es también a ti.
Procura encontrar la calma dentro de la actividad, como si estuvieses en el fondo de un lago y pudieras respirar-
Evita todas las sustancias toxicas, piensa que cuando las consumes has retrocedido en lo que habías logrado avanzar y por lo tanto te costará tiempo recuperarte.
Es tarea tuya, a través de la constancia y el esfuerzo, incorporar los medios de vida correctos para vencer los defectos de uno mismo, a la vez de servir de ejemplo a los que te rodean y que tal vez no han descubierto los beneficios de esta práctica.